Thursday, December 23, 2004

Reverticalizing? The debate is on: Hybrid Strength vs Functional Unbundling

EN ESPAÑOL ABAJO
A power generator, a power line, a power transformer... They are nothing by themselves, but all they together form the power system fed by different kinds of fuels, not only gas, which is governed by electromechanical laws as a whole. However, the electricity crisis and blackouts of the last years are showing competitive power industry is not evolving as hoped, and perhaps worst of all, the power system as a whole has been neglected, the hybrid character of the typical power system goes unnoticed, and looking out for preserving this good feature does not seem it has been a concern for the reformists up to know.

In biological organisms, hybridization usually brings a stronger system. In technological hybridization the same thing occurs. Though most people do not think of it as such, the power system we have inherited is a specific type of technological hybrid that incorporates important attributes of diverse electric, mechanical and electronic apparatus to form a multi-scale and multi-level hybrid system. With the functional unbundling promoted by the reformists the power system as a whole is losing its lifelong "hybrid strength", and it is far more likely the power system become weaker as a whole.

The typical three-activities approach applied by reformists is extremely poor and simple to explain complex electromechanical processes such as those which take place within a power system. For instance, a regulatory scheme based on purely economic principles which incentives the construction of installations of a level of tension in detriment of those of another level, or the regulatory criteria which based exclusively in the level of tension consider the fedding rings to huge urban agglomerations as transmission network, they alter short circuit power levels and bias rational expansion and growth of the grids; consequently they does not approach power system as a whole.

Most important, the multiplicity of interests could serve to create what we might call "multiple disequilibria" throughout the governance scheme of the system as a whole. Regarding power system performance, the basic question is whether a level of governance (an agent) in a power system acts solely on considerations of self-interest, no matter the "hybrid impact" its action conveys, or whether it considers the "hybrid needs" of the power system as a whole.

Reformists will say that the coordination mechanisms of activities established answer to above question, but these are mechanims to promote economic efficiency and not to improve or to preserve the performance of the power system as a whole. The fact is the power system is a whole machine, no matter it is a geographically dispersed one. As contrast, airline industry liberalization was not carried out by spinning off aircrafts pieces, what explains clearly that all network industries are not identical.

The classical engineering paradigm of a power system vertically integrated has been very criticized to justify the reform. See for instance the Bergara and Spiller paper (October 1996) titled "The introduction of direct access in New Zealand’s electricity market", in which we can read:
"Electricity markets are being radically transformed throughout the world …/…These transformations have been undertaken against entrenched believes about security, stability, economies of scale, and so on, that were the code-names of the engineering approach to electricity sector design. Instead, now, the code-words are markets, forward contracts, transmission rights, ISO, and recently direct access."
The reformists have managed to supersede the engineering approach of the power syustem by an extremely complex, bureocratic and costly structure of an artificial market, whose laboratory of essays has been the real world, knowingly markets are imperfect by nature and without aspects emerge now, as for example transactions costs issues have been forsawn. The result is we have two new code-names now: crisis and blackouts. Paradoxically, the two months long New Zealand's capital blackout in February 1998 would be the first serious warning of what would happen later.

Therefore it is not a surprise the three-activities functional unbundling have been already criticized by even for some reform scholars. See for instance the paper of Florence Barale titled "Why Does an Efficient Electricity Market Requiere Coordination Mechanisms Between Power Generation, Transmission, Distribution and Supply Activities?" (September 2003). Now, CATO Institute has issued a new release in its web page last November 30 announcing a paper of two of its scholars: Peter Van Doren y Jerry Taylor. The paper is titled "Rethinking Electricity Restructuring", and in the last paragraph of its executive summary we can read:

The poor track record of restructuring stems from systemic problems inherent in the reforms themselves. We recommend total abandonment of restructuring and a more thoroughgoing embrace of markets than contemplated in current restructuring initiatives. But we recognize that such reforms are politically difficult to achieve. A second-best alternative would be for those states that have already embraced restructuring to return to an updated version of the old, vertically integrated, regulated status quo. It’s likely that such an arrangement would not be that different from the arrangements that would have developed under laissez faire.


This work, besides its great intrinsic interest, has an additional one due to the stem-institution from it is originated, and brings to mind several studies related very interesting as well. We shall mention a couple of them.

The Commission Staff Working Paper with the 2004 report on the Third Horizontal Evaluation of the European Council on "Horizontal Evaluation of the Performance of Network Industries Providing Services of General Economic Interest". We can read in its conclusions:

…in the energy sector, where the liberalisation process has started relatively recently in most Member States, strong productivity gains are associated with employment losses, indicating that labour shedding has been the main engine for these gains (*). However, the restructuring process in the energy sector is still ongoing and it remains difficult to unequivocally link employment changes to the opening up of markets to competition.

The performance assessment seems more positive in terms of the evolution of prices and affordability of services than in terms of service quality and accessibility, subject to important qualifications by country and sector. Poor statistical information and insufficient precision in the definition of public service obligations makes it impossible to draw clear-cut conclusions about these two important aspects of performance."

(*) Whoever used the Averch-Johnson thesis as an argument for the reform should explain it now. (It is a comment of mine).

And the paper of Magali Delmas y Yesim Tokat (March 2003) titled "Deregulation Process, Governance Structures and Efficiency: The U.S. Electric Utility Sector". This paper is an empirical assessment of the comparative efficiency of governance structures in an environment marked by high uncertainty. The authors analyze the short-term impact of retail deregulation on the productive efficiency of electric utilities in the United States. They argue that there are transitory costs linked to the process of deregulation. The business strategy literature suggests different governance structures to cope with uncertainty linked to changing regulatory environments. Transaction cost economics suggests that firms may reduce their exposure to the uncertainty created by the process of deregulation by adopting vertical integration strategies. Organizational scholars on the contrary argue that firms vertically disintegrate and adopt flexible governance structures to increase their adaptability to the new conditions. Their empirical analysis is based on 177 investor-owned electric utilities representing 83% of the total U.S. electricity production by utilities from 1998-2001. The study results show that the process of deregulation has a negative impact on firms’ productive efficiency measured using Data Envelopment Analysis. However, firms that are vertically integrated into electricity generation or that rely on the market for the supply of their electricity are more efficient than firms that adopt hybrid structures combining vertical integration and contracting.

The power system reliability never was in the origin of the reform and this has been an error of the reformists. The origin of the reform was and still is in the economic efficiency gains (allocative, static and dynamic); efficiency from the economical point of view exclusively. Now it seems this efficiency is in doubt, and what is worst, the power system reliability is lower than before the reform starting. It could be gains in allocative efficiency (market) and static efficiency (regulation) do not balance what can be lost in dynamic efficiency (technology). Weather this were true, it would be due to needed technologies are not inserting in reformed power industry as expected, and power system is losing "hybrid strength", and it is more difficult to carry out "technological hybridations" proposed for the future, such as Gridwise.

When the reform seems to decline towards a byzantine debate on the back to the start, it may be important to deep in the reasons of this efficiency losses, economic efficiency as well as engineering efficiency, and to look other spheres of interest so that vias of efficiency gains for the electric firm can be open, meanwhile the trouble between herarchies and markets (Coase, Williamson, ...) is balanced.

In the end, the reform focus could be neither power system reliability nor regulation, but the firm organization, and it may be one of the most interesting questions at present is: Which is the most efficient form of organization the electricity firm must adopt not only to avoid economic efficiency and "hybrid strength" losses, but also to cope with future "technological hybridation" needs of the power system?

Some effort towards this end has been initiated. See for instance the ongoing work of Roxana Saplacan of the Groupe Réseaux Jean Monnet del ADIS (Analyse des Dynamiques Industrielles et Sociales) of the Paris XI University, titled "Une analyse néo-institutionnelle des structures de gouvernance des réformes électriques". Although in any case, it would be good to take in account the power system engineering.

GoTo Comprehensive List of Posts in this Blog (Ir a Lista Completa de Todos los Comentarios del Blog)
GoTo Last Comment in Main Page (Ir al Último Comentario en la Página Principal del Blog)

¿Reverticalización? El debate está en marcha: "tenacidad híbrida" ante separación funcional

Un alternador, una linea de transporte, un transformador... No son nada por sí solos, pero todos reunidos constituyen el sistema de potencia que alimentado por diversos combustibles, no solo por gas, es gobernado por las leyes electromecánicas como una entidad. Sin embargo, las crisis eléctricas y los apagones de los últimos años están poniendo de manifiesto que el funcionamiento del Sector Eléctrico reformado no está evolucionando como se esperaba, y lo que puede ser lo peor es que se ha pasado por alto contemplar el sistema de potencia como entidad, el carácter híbrido del sistema de potencia pasa desapercibido, y no parece que mirar por preservar esta buena característica haya sido hasta ahora una preocupación de los reformistas.

En los organismos biológicos, la hibridación suele comportar un sistema más fuerte. Con la hibridación tecnológica ocurre lo mismo. Aunque la mayoria de la gente no lo piensa, el sistema de potencia que hemos heredado es un tipo específico de híbrido tecnológico que incorpora atributos importantes de diversos aparatos eléctricos, mecánicos y electrónicos para formar un sistema híbrido de escalas y niveles múltiples. Con la sepración funcional promovida por los reformistas el sistema de potencia como entidad está perdiendo su "tenacidad híbrida" de siempre, y lo más probable es que se vuelva más frágil como entidad.

El típico enfoque de tres actividades aplicado por los reformistas es extremadamente pobre y simple para explicar la complejidad de los procesos electromecánicos que tienen lugar en el seno de un sistema de potencia. Por ejemplo, un esquema regulatorio que basado en criterios puramente económicos incentive la construcción de instalaciones de un nivel de tensión en detrimento de las de otro nivel, o los criterios regulatorios que basados exclusivamente en el nivel de tensión consideran los anillos de alimentación a las grandes aglomeraciones urbanas como red de transporte, alteran los niveles de potencia de cortocircuito y sesgan la expansión y el crecimiento racional de las redes; consecuentemente no tratan el sistema de potencia como entidad.

Lo más importante es que la multiplicidad de intereses podría servir para crear lo que podríamos denominar "desequilibrios múltiples" en el esquema de gobierno del sistema de potencia como entidad. En relación con el funcionamiento del sistema de potencia, la cuestión básica es si un nivel de gobierno (un agente) en el sistema de potencia actúa considerando solamente sus propios intereses, sin atender al "impacto híbrido" que su acción comporte, o si considera las "necesidades híbridas" del sistema de potencia como entidad.

Los reformistas dirán que los mecanismos de coordinación de actividades establecidos responden la cuestión anterior, pero estos mecanismos están concebidos para promover la eficiencia económica, y no para mejorar o conservar el rendimiento del sistema de potencia como entidad. El hecho es que el sistema de potencia es una máquina completa, no importa que esté distribuida geográficamente. Como contraste, la liberalización del sector aéreo no se ha hecho separando los aviones por piezas, lo que explica claramente que todas las industrias de red no son iguales.

El paradigma clásico de ingeniería de un sistema de potencia verticalmente integrado ha sido muy criticado para justificar la reforma. Véase por ejemplo el artículo de Bergara y Spiller (Octubre de 1996) titulado "The introduction of direct access in New Zealand’s electricity market", en el que podemos leer:

“Los mercados eléctricos se están transformando radicalmente en todo el mundo… /...Estas transformaciones se han asumido en contra de las creencias firmemente enraizadas sobre seguridad, estabilidad, economías de escala, y demás, que fueron las divisas del enfoque de ingeniería para la concepción del sector eléctrico. En lugar de eso, ahora, las divisas son mercados, contratos a plazo, operadores del mercado, operadores de red, y recientemente el acceso directo”.

Los reformistas han logrado sustituir el enfoque ingenieril del sistema de potencia por una compleja, burocrática y costosa estructura de mercado artificial cuyo laboratorio de ensayos ha sido el mundo real, a sabiendas de que los mercados son imperfectos por naturaleza, y sin que aspectos que ahora emergen, como por ejemplo el de los costes de las transacciones se hayan previsto. El resultado es que ahora tenemos dos nuevas divisas: crisis y apagones. Paradójicamente, el apagón de dos meses de duración de la capital de Nueva Zelanda en febrero de 1998 sería el primer aviso serio de lo que ocurriría más tarde.

Por consiguiente no es una sorpresa que la separación funcional de tres actividades haya sido criticada ya incluso por algunos expertos en la reforma. Veáse por ejemplo el trabajo de Florence Barale titulado "Why Does an Efficient Electricity Market Requiere Coordination Mechanisms Between Power Generation, Transmission, Distribution and Supply Activities?" (Septiembre 2003). Ahora, el CATO Institute ha publicado el pasado 30 de noviembre una nota de prensa en su página web anunciando el trabajo de dos de sus expertos, Peter Van Doren y Jerry Taylor, titulado"Rethinking Electricity Restructuring". En el último párrafo del Resumen Ejecutivo de este informe se concluye:

"El pobre historial de la restructuración deriva de problemas sistémicos inherentes a las reformas mismas. Recomendamos el abandono total de la restructuración y una aceptación más minuciosa de los mercados que la contemplada en las iniciativas de restructuración actuales. Pero reconocemos que tales reformas son políticamente difíciles de lograr. Una "segunda-mejor" alternativa sería para esos estados que ya han aceptado la restructuración volver a una versión actualizada del antiguo statu quo verticalmente integrado y regulado. Es probable que tal solución (arrangement) no sería tan diferente de las soluciones (arrangements) que se habrían desarrollado bajo el laissez faire."

Este trabajo, además de su gran interés intrínseco, tiene un interés adicional por provenir de la institución de la que proviene, y trae a la memoria diversos estudios relacionados con el asunto que son tambien interesantes. Mencionaremos dos de ellos sin ánimo de ser exhaustivos.

El informe de 2004 de la Comisión Europea con la tercera "Horizontal Evaluation of the Performance of Network Industries Providing Services of General Economic Interest" en cuyas conclusiones puede leerse:

"…en el sector de energía, donde el proceso de liberalización ha empezado hace relativamente poco en la mayoría de los Estados de Miembros, los aumentos de productividad grandes se asocian con pérdidas de empleo, indicando que esa pérdida de empleo ha sido el motor principal de estas ganancias (*). Sin embargo, el proceso de restructuración en el sector de energía está todavía en curso y resulta difícil ligar inequívocamente los cambios en el empleo con la apertura de los mercados a la competencia.
La evaluación del funcionamiento parece más positiva en términos de evolución de precios y servicios asequibles que en términos de calidad del servicio y accessibilidad, sujeta a importantes particularidades por país y sector. La información estadística pobre y la precisión insuficiente en la definición de las obligaciones de servicio hace imposible extraer conclusiones bien definidas acerca de estos dos aspectos importantes del funcionamiento."
(*) Quienquiera que utilizara la tesis de Averch-Johnson como un argumento para la reforma debería explicarse ahora (Comentario mío).

Y el trabajo de Magali Delmas y Yesim Tokat (Marzo de 2003) titulado "Deregulation Process, Governance Structures and Efficiency: The U.S. Electric Utility Sector". Se trata de una evaluación empírica de la eficiencia relativa de las estructuras de gobierno de las empresas eléctricas en un contexto marcado por la incertidumbre medioambiental y el cambio regulatorio. En el trabajo los autores analizan el impacto a corto plazo de la desregulación de la venta minorista en la eficiencia productiva de las compañías eléctricas de los Estados Unidos, y argumentan que existen costes transitorios ligados al proceso de desregulación. La literatura de la estrategia de negocios aconseja estructuras diferentes de gobierno para enfrentarse con la incertidumbre relacionada a entornos regulatorios en proceso de cambio. Por un lado, la Economía del Coste de las Transacciones sugiere que las firmas pueden reducir su exposición a la incertidumbre creada por el proceso de desregulación adoptando estrategias integración vertical. Contrariamente, los estudiosos de la teoría de la organización discuten que las firmas se desintegran verticalmente y adoptan estructuras flexibles de gobierno para aumentar su adaptabilidad a las nuevas condiciones. El análisis empírico de los autores está basado en 177 compañías eléctricas de propiedad privada (investor owned utilities) que representan 83% de la producción total de la electricidad de los EE.UU. por compañías entre 1998-2001. Los resultados del estudio muestran que el proceso de la desregulación tiene un impacto negativo en la eficiencia productiva de las compañías. Sin embargo, las firmas que se integran verticalmente en la generación de la electricidad, o que confían en el mercado para el suministro de electricidad, son más eficientes que las firmas que adoptan estructuras híbridas combinando la integración vertical y los contratos.

La fiabilidad del sistema de potencia nunca estuvo en el origen de la reforma y esto ha sido un error de los reformistas. El origen de la reforma estuvo y aún está en la ganancia de eficiencia económica (eficiencia de asignación, eficiencia dinámica y eficiencia estática). Eficiencia desde un punto de vista exclusivamente económic. Ahora parece que esta eficiencia se ha medido y está en duda, y lo que es peor, la fiabilidad del sistema es menor que al comienzo de la reforma. Pudiera ser que lo que se gane en eficiencia de asignación (mercado) y eficiencia estática (regulación) no compense lo que se pueda perder en eficiencia dinámica (tecnologías y metodologías). Si esto fuera así, sería porque las tecnologías necesarias no se están insertando en el sector eléctrico reformado como que se había pensado, con lo que el sistema de potencia ha perdido "tenacidad híbrida" y es más difícil realizar "hibridaciones tecnológicas" de futuro como las que ahora se proponen , por ejemplo Gridwise.

Ahora que la reforma parece periclitar en un debate bizantino sobre la vuelta al punto de partida, quizá sería importante ahondar en las razones de esta pérdida de eficiencia, mirar hacia otros campos de interés para abrir vias de ganancia de eficiencia en la eléctrica, al compás de si pinta "más jerarquía - menos mercado" o pinta "menos jerarquía - más mercado" (Coase, Williamson, ...)

Al final, el foco de la reforma podría no estar ni en la fiabilidad, ni en la regulación, sino en la Teoría de la Organización, y puede que una de las cuestiones más interesantes en estos momentos sea: ¿Cuál es la forma de organización más eficiente que debe adoptar la eléctrica no solo para evitar pérdidas de eficiencia económica y "tenacidad híbrida", sino también para satisfacer las necesidades futuras de "hibridación tecnológica" del sistema de potencia?

Algún esfuerzo en esta dirección está en marcha. Veáse por ejemplo el trabajo en curso de Roxana Saplacan del Groupe Réseaux Jean Monnet del ADIS (Analyse des Dynamiques Industrielles et Sociales) de la Universidad Paris XI, titulado "Une analyse néo-institutionnelle des structures de gouvernance des réformes électriques". Aunque en cualquier caso, siempre sería bueno tener en cuenta la ingeniería del sistema de potencia.

ENLACE RELACIONADO:
Frecuencia, "tenacidad híbrida"... Y con la "geografía eléctrica", mucha cautela 16 Noviembre 2005.

GoTo Comprehensive List of Posts in this Blog (Ir a Lista Completa de Todos los Comentarios del Blog)
GoTo Last Comment in Main Page (Ir al Último Comentario en la Página Principal del Blog)

3 Comments:

At 8:12 AM, Anonymous Anonymous said...

SOBRE LA CONTINUIDAD DEL SUMINISTRO.

Es mucho lo que se ha escrito y debatido sobre el verdadero valor de la continuidad de suministro eléctrico para cada cliente. A continuación se expone, como comentario al artículo, una aproximación desde el punto de vista de un cliente -uno más- cuya forma de vida depende de la electricidad, lo que podríamos denominar "el valor de una secadora".

Yo nací en la era de la electricidad. Quiero decir que mi entorno natural ha sido uno donde existían unas pequeñas cajitas cuadradas en las paredes, en las que apretabas un botón grande y... magia! se encendía la luz. Nunca cuestioné de dónde venía el suministro, ni mucho menos si aquello podría pararse alguna vez. Era tan impensable como suponer que no iba a haber semáforos, trenes, hospitales, que se pudiera para el metro, cerrar los aeropuertos... no, sencillamente ni siquiera me preocupaba, puesto que era una especie de "condición natural" de mi pequeño mundo.

Ni siquiera después de terminar una carrera técnica cambió mucho mi percepción. Puede que en algún momento le dedicara 10 segundos a imaginar vagamente la parafernalia que se ponía en marcha cada vez que yo apretaba el célebre botón, pero era una aproximación más bien teórica, conocía los mecanismos, lo que se refiere en el artículo como la "ingeniería del sistema", pero nunca llegué a tener la menor preocupación de que aquello era un elemento sólido que formaba parte de un sistema imperturbable y casi eterno.

Y llegó el año de la secadora. Coincidiendo con que me cambiaba de empresa, decidí cambiar mi vieja lavadora -un trasto- por una lavadora nueva y un cacharrito muy majo, para secar la ropa. Fue una decisión afortunada, porque por desgracia la situación familiar se fue deteriorando hasta tener prácticamente montado en casa un hospital de día, con 5 o 6 lavadoras por jornada y sus correspondientes secados. Empecé, primero a bendecir aquella máquina, y... a pensar qué podría pasar si no la tuviera. De repente, en una espiral de pánico llegaron pensamientos cómo: ¿y el lavaplatos? ¿la cocina? ¿la nevera? ¿el ascensor? ¿las persianas? ¿la puerta del garaje?... y... cielos, ¿la calefacción? ¿el agua potable?...

En estas andábamos cuando ocurrieron los incidentes del 2001. Y la verdad es que no fue hasta entonces cuando me di cuenta de la magnitud real del problema. El Sistema, lo que se denomina en el artículo el sistema híbrido, es una realización fantástica, alguien lo ha llamado "la más compleja obra imaginada por el ser humano", pero es limitado y vulnerable. Hemos llevado, o nos han llevado a una trampa sin salida: la sociedad depende de forma absoluta del suministro eléctrico continuo, y sin embargo nada, absolutamente nada en su conciencia ni en su educación le hacen pensar en ello. Puede permitirse el lujo de paralizar el desarrollo de las infraestructuras en favor del medio ambiente sin renunciar a nada, ni siquiera a un ápice de confort (que luego reclama de forma airada como si fuera un derecho divino). Nadie le ha explicado que el respeto al medio ambiente tiene un coste, y que los plazos se acaban. Como se cuenta en el artículo, se pensó en la optimización económica (teórica), pero nadie fue capaz de ver el impacto sobre el funcionamiento del conjunto, yo creo que porque todo el mundo daba por hecho -como fue durante tanto tiempo mi caso- que es "natural" que el Sistema funcione, casi por sí solo...

¿Por qué no se atreve nadie a plantear el debate real?, que para mí es ¿de verdad es imprescindible optimizar económicamente el Sistema?, o en otros términos, ¿a qué está Vd. dispuesto a renunciar, y durante cuántas horas al día, en favor del óptimo económico?.

Bueno, y una vez explicada esta teoría "maximalista" del valor del suministro, quizás la única crítica que le veo al artículo es que la frase final queda quizás un poco tímida. Para mí la ingeniería del sistema es condición sine qua non, sobre la que se podrá superponer la estructura de transacciones que el sistema se deje (por cierto, que últimamente está demostrando que se va a dejar bastante poco), pero que no puede diluirse o debilitarse en pro de ésta. Que nos quedamos sin secadoras...

 
At 11:01 AM, Anonymous Anonymous said...

LA LIBERALIZACIÓN DEL MERCADO ELÉCTRICO, ORIGEN DE UN DESACOPLAMIENTO DE UNA SOLUCIÓN TÉCNICA.

Creo que el problema que se plantea en el documento que has escrito es un poco más profundo de lo que puede parecer. Realmente se está planteando hasta que punto es correcta una liberalización del mercado, con una división de funciones en compañías independientes, según las funciones que realicen, (generación, transporte y distribución), tal y como se ha planteado hasta este momento, o es necesario mantener la unidad del sistema en las compañías. La realidad es que posiblemente no es buena ninguna de las soluciones que se puedan adoptar, ya que todas pueden presentar problemas a medio o largo plazo, a pesar que la historia parece haber llegado a la conclusión de que es mejor una solución “híbrida”, como la existente hasta la liberalización del mercado, empresas integradas verticalmente con arreas definidas de actuación, que una como la actual, aunque el problema de esta última pueda ser el enfoque.

Si analizamos el sistema español hasta 1998, parece que las soluciones técnicas y económicas no eran malas del todo, las compañías eléctricas desarrollaban el sistema de acuerdo a las necesidades de cada una de ellas, bajo una coordinación externa, propia en un principio y a través de REE, compañía controlada por todas las compañías, en la fase de gran desarrollo de la red de transporte, con el fin de minimizar costes y aunar esfuerzos, sobre todo en el área de transporte y operación del sistema.

Curiosamente en esos momentos el objetivo prioritario del sistema era la calidad y continuidad del servicio, lo que significaba, más o menos, dar servicio a los usuarios en todo momento, con las condiciones técnicas adecuadas para preservar los equipos y sistemas, dentro de las prescripciones de tensión y frecuencia tanto contractuales como de necesidad de servicio.

Por lo tanto la pregunta que creo nos debemos hacer es ¿Qué es lo que queremos conseguir con una liberalización del sistema y una partición del mismo en la tres áreas que lo componen?, al mismo tiempo si es posible aplicar reglas clásicas de mercado a una actividad que está sometida a unos criterios de uso y servicio que no se corresponden con el resto de mercados.

Creo que la división en las tres partes que constituyen el sistema puede ser viable, solo se necesita un coordinador eficiente e independiente de los elementos que constituyen en si la formación del precio, los generadores y distribuidores, lo que puede llevar a una especialización de actividades adecuada a las necesidades de los clientes, con un gran grado de eficiencia y calidad, obligando además a una búsqueda de nuevas soluciones mas acordes con las necesidades de cada uno. (Por cierto no puedo pasar por alto el ejemplo de las líneas aéreas, creo que la división está en el avión, elemento básico, vuelo, las vías de paso o pasillos aéreos y los aeropuertos, eso no quiere decir que la división obligue a despiezar los aviones.)

El problema que se plantea es por tanto si las soluciones convencionales del mercado se pueden aplicar a las compañías eléctricas y al sistema eléctrico de forma general, o hay que buscar soluciones a problemas que no existen en el resto de mercados, tales como la necesidad de dar la punta máxima en un momento determinado, debido a la “imposibilidad” de limitar el servicio a los clientes, la imposibilidad de almacenar el producto, la necesidad de grandes inversiones a muy largo plazo, con unas previsiones que pueden variar en función de muchos parámetros exógenos, (quien iba a decir a los españoles que el crecimiento del consumo eléctrico en cinco años iba a ser del 30%), y que por tanto no garantizan un retorno de la inversión adecuado, las limitaciones económicas derivadas de la defensa de los consumidores pequeños, los domésticos, con lo que se libera el mercado de forma parcial, se liberaliza el precio de generación, el de los combustibles ya lo está, pero se establece un precio final de venta, lo que hace que el mercado sea imperfecto, y otras muchas que creo que todos conocemos y que hasta ahora no han tenido respuesta adecuada, originando los problemas que todos hemos vivido en los últimos tiempos, en todos los, países del mundo.

Otro aspecto que se nos plantea es el de la gestión de las empresas en ese mercado, pero el problema puede que no sea la división, si no la necesidad de las empresas de conseguir financiaciones de gran volumen, a largo plazo, que las obliga a esa “moda” de la “creación de valor”, que consiste en la mayoría de los casos en dar una visión puramente económica a unas empresas con una carga tecnológica muy acusada y con unas necesidades de gestión técnica que se pierden en el contexto económico. Los gestores van a buscar el crecimiento del valor de la compañía porque necesitan fondos para invertir, pero por desgracia solo lo pueden conseguir “creando valor”, esto es que sus empresas valgan mas en bolsa y repartan buenos beneficios, lo que les permite endeudarse para hacer las inversiones, pero entran en un círculo vicioso cuando estas se encuentran limitadas por unas regulaciones restrictivas que les obligan a inversiones mas altas de las previstas con unos plazos de recuperación mas largos y por tanto tienen que hacer frente a pagos que les obligan a reducir costes, que normalmente van contra mantenimiento, lo mas fácil de reducir a corto plazo, con los problemas que eso acarrea a medio y largo plazo. (No es la primera vez que se oye la frase de “nosotros resolvemos nuestro problema y como solo vamos a estar aquí cuatro años (???), el que venga detrás que lo arregle”).

Otro problema que podemos plantearnos es el de la planificación, a ver si resulta que como hemos liberalizado la electricidad nos vamos a encontrar con que la planificación no existe de forma integrada. Eso puede ser también motivo de que nos estemos planteando ahora si vale o no la “descomposición” del sistema, pero esto es para otra vez, ya que me parece tan importante, sea cual sea la solución que se adopte, que requiere un análisis en profundidad que propongo a los estudiosos del tema, si es que alguna vez queremos entrar en un análisis real de los problemas de un sector mucho mas complejo y desconocido de lo que la gente se cree.

En conclusión, os pido perdón por el rollo que os he largado, creo que el artículo como punto de partida para discusiones posteriores es bueno, (me ha hecho escribir a mi, que nunca escribo a estas cosas), y que merece la pena que nos planteemos de forma global, por técnicos de empresas y de universidad, cada uno en su visión, cuales son los problemas que se han de plantear, cual es el objetivo que se busca, y como se llega a ese objetivo, teniendo en cuenta los puntos de vista de todos los interesados y buscando la solución de futuro en todas las áreas, tanto de construcción, como de mantenimiento y explotación del sistema, y expliquemos al público, que en el fondo son los usuarios y clientes, cuales son los problemas que se tienen y las necesidades del sistema para poder dar el servicio que se nos reclama. (Aquí incluyo a los verdes, ecologistas, políticos de fácil demagogia, etc., que no se dan cuenta de que no hay desarrollo sin coste ecológico y que lo que debemos hacer es minimizar este coste, no impedir el desarrollo).

 
At 6:58 PM, Blogger Liu Qi Wei said...

Aunque era consciente de que en la web hay de todo, me ha llevado una sorpresa, y muy grata, al descubrir este weblog orientado a mi profesión y al cual prometo visitar frecuentemente. Es por esta intención de volver que me permito hacer una sugerencia, por favor que no sea tomada como crítica, al autor, aunque sea una confesión pública de mi ignorancia. Esta sugerencia es que utilice un lenguaje menos denso y más directo, ya que hay pertenezco a una generación de ingenieros próxima a ser amortizada por edad, y a la simplemente se le enseñó la Ley de Ohm y que se pierde en las frondosidades de tan florido verbo aunque se haya formado en la mismísima escuela que el autor de tan brillante artículo.

Y entremos en faena. He creído entender que el autor analiza la actual fiabilidad del suministro eléctrico en nuestro país llegando a la conclusión de que es más bien baja debido a la incorrecta estructuración del sector en tres niveles diferenciados a causa de la aplicación de criterios economicistas en lugar de los técnicos que se empleaban hasta hace unos años estoy prácticamente de acuerdo en todo, y aún a riesgo de hacer el ridículo tras las enjundiosas opiniones contenidas en los post que me preceden, quisiera exponer mi opinión sobre las causas que nos han conducido a esto.

En primer lugar existe un absoluto desinterés de la sociedad acerca de la producción y distribución de la energía eléctrica, excepto cuando el frigorífico deja de funcionar y se estropea la comida. Esto ha sido expuesto de forma muy sencilla pero clara por el primer opinante con la genial descripción del síndrome de la secadora, que dicho en forma de dicho popular se puede expresar por “Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena”. Esta forma de pensar se transmite a todos los miembros de la sociedad y se mantiene excepto en aquellos que pasan por una Escuela Técnica Industrial donde se les elimina este pelaje de la dehesa del desinterés por algo tan vital e indispensable en nuestros días, como la energía eléctrica. Desgraciadamente en otras Escuelas Técnicas no industriales y facultades no ocurre esto, entre otras cosas porque no tiene porqué, y, aquí enlazo con una de las tesis de nuestro articulista, normalmente el día de mañana los licenciados que tendrán poder de decisión sobre el sistema eléctrico, políticos, gestores de empresa, etc. no serán técnicos sino abogados y economistas, para los que el sistema eléctrico empieza en el enchufe del ordenador y acaba en la factura que tiene que pagar a la compañía eléctrica. Mal gestionarán el sistema, como así ocurre.

Pero este asunto de la pérdida de influencia de los técnicos en la gestión a favor de los meros gestores, no solo ha afectado a la estricta planificación y explotación del sistema sino a toda las actividades asociadas: fabricación, montaje, ingeniería, etc. Esta situación, que he venido padeciendo personalmente en el ejercicio de la profesión desde que los economistas tomaron al asalto la dirección de todas las empresas, enviando a los ingenieros a la jubilación o a tareas subalternas, ha traído consigo una merma de la calidad tanto en la fabricación como en el trato al cliente, a pesar de la moda de los Procedimientos de Calidad aunque parezca, y lo es, contradictorio. Quién no recuerda que hace unos años, cualquier fabricante, ingeniería, montador o compañía eléctrica, tenía un grupo de expertos a los cuales siempre se consultaba en busca de la solución de nuestros problemas. Hoy día la figura de estos expertos ha desaparecido, y lo más que encontramos al otro lado del teléfono o del fax es un comercial jovial que a cualquier pregunta nos contestará invariablemente que su empresa es líder del mercado, y que está encantado de atender aun tan importante cliente.

Sin necesidad de remontarnos al año 2001, como hace nuestro primer opinante, el año pasado mismo hubo varios incidentes de pérdida de suministro eléctrico que han sido muy comentados en la prensa: uno en Andalucía y dos en Madrid. Mientras que el primero sucede en verano en plena ola de calor y es achacable a insuficiencia de la red de distribución y por tanto a la gestión y previsión, los segundos se deben a extraños accidentes en los cuales unas máquinas tan estáticas y seguras como unos transformadores arden espontáneamente, añadiéndose a la “extrañeza” el hecho de que eran máquinas gemelas ¿Causas? No se han publicado y yo, desgraciadamente, no estoy ligado a ese sector y no he podido saber como un transformador nuevo arde en la simple puesta en tensión. Una opinión que considero muy atinada me la dio una ingeniero, buena amiga mía, que lo achacó al miedo escénico de las pobres máquinas ante lo que las esperaba, y que debido al estrés echaron a arder. Lo que traducido del lenguaje irónico interpreto como que las máquinas no estaban preparadas para soportar las condiciones de trabajo: tenían un fallo de fabricación, lo que en una es un accidente aceptable pero en dos es una catástrofe inaceptable. Esto merma en la calidad de fabricación, la achaco también a la preponderancia de criterios economicistas sobre técnicos, y aquí tenemos, además, otro punto débil para la fiabilidad del sistema.

En segundo lugar me gustaría incidir en tema que ha tocado nuestro segundo opinante. Es el de la liberalización del sector. La doctrina liberal afirma, y la experiencia nos indica que tiene razón, que las interrelaciones económicas son tan numerosas, variadas y la mayoría de las veces impredecibles, que la planificación, y toma de decisión por parte de los poderes públicos en la economía de forma centralizada está irremediablemente condenada al fracaso. Solo la experiencia del empresario privado y su estimación de los hechos futuros funciona. Si el particular estima correctamente bien va, y si se desvía de la realidad el mercado corregirá y castigará implacablemente al errado. Aquí vuelvo al párrafo anterior. Mi opinión es que las compañías del sector fabricantes, montadores, ingenierías, se lanzaron por la vía del economicismo abandonando la calidad que daba el criterio técnico ¿recuerda alguien cuantas de estas compañías existían hace tan solo quince años y cuantas existen ahora? Mi opinión es que el mercado les ha castigado su osadía inexorablemente.

Apliquemos este criterio liberal a algo también complejo como el sistema eléctrico.
¿Está liberalizado el sector eléctrico: producción, transporte, distribución? Yo creo que no, desde el momento que un inversor, si así lo desea, no puede acometer la construcción de una central nuclear y si de convencionales hablamos se ha de atener a lo mandado por un plan Energético nacional pergeñado por políticos, más atentos al posible daño a las colonias de buitres negros que a la fiabilidad del sistema. ¿Cuántos trámites, permisos, licencias, y de cuantos organismos lleva la construcción de esa línea eléctrica que se necesita para ayer? Que diremos de los precios de venta, absolutamente intervenidos. ¿Como va un productor o distribuidor invertir lo que considere necesario en renovación y ampliación de sus redes, si su producto lo ha de vender a un precio fijado sin tener en cuenta sus costos de explotación, sino consideraciones políticas del partido gobernante de cara a quedar bien con sus electores?

No me extenderé más, pues veo con pavor que mi comentario se ha excedido en exceso de longitud. Si os he aburrido y habéis sido capaces de llegar hasta aquí, disculpadme que más lo siento yo.

Saludos

 

Post a Comment

<< Home