Friday, February 24, 2006

Electricity and Gas Face Off (II): Convergence

Borrador sin finalizar
(Última actualización 14 de mayo)

1. Convergencia de Tecnología
2. Convergencia de Mercado
3. Convergencia Organizacional
4. Convergencia entre la Electricidad y el Gas

Durante los últimos años, el término "convergencia" se ha hecho muy popular en el mundo energético como sinónimo de cualquier cosa que tenga que ver con nuevos modelos de negocio. Se usa mucho, pero no existe una definición clara, precisa y coherente de lo que entendemos por "convergencia". Apenas hay trabajos académicos que definan la "convergencia" y la relacionen con un marco teórico, ni tampoco existe una definición comúnmente aceptada en el mundo académico. La relación entre las teorías de la empresa y los fenómenos de convergencia están aún por explorar. Sin embargo la "convergencia" ha motivado un gran número de decisiones estratégicas de las empresas como fusiones, adquisiciones y agresivas diversificaciones al compás el proceso de reforma de los sectores eléctricos, del gas, y de las telecomunicaciones que están teniendo lugar en muchos países.

El Diccionario de la Real Academia define convergencia como "acción y efecto de convergir"; y convergir como "dirigirse dos o más líneas a unirse en un punto", y figuradamente como "concurrir al mismo fin los dictámenes, opiniones o ideas de dos o más personas". Sin embargo el término se usa frecuentemente para referirse a procesos de cambio y sus consecuencias. Por ejemplo, para referirse a procesos que reducen las diferencias o aumentan las coincidencias entre actividades, sectores industriales, regiones y países. También para referirse a una integración parcial o total de industrias de red que antes estaban separadas, como por ejemplo la convergencia entre los sectores del gas y la electricdad. O para referirse a los regímenes regulatorios de las industrias de red que cada vez son más parecidos. La convergencia puede ser el resultado del cambio tecnólogico, de la estrategia de las empresas, de las reformas legislativas, o de una combinación de estos tres factores.

1. Convergencia de Tecnología

En las industrias de red la convergencia se puede producir en el nivel de nudo (subestación eléctrica, estación de bombeo de gas, central telefónica de conmutación digital, punto de consumo, etc.), a nivel enlace (linea de transporte de electricidad, redioenlace de telecomunicaciones, gasoducto, etc.) o a nivel sistema (toda la red), bien porque las antiguas tecnologías específicas pueden proporcionar los mismos o análogos servicios, bien porque una nueva tecnología puede proporcionar servicios que antes proporcionaba una tecnología específica. Entre los muchos ejemplos que nos ofrece de esta convergencia el sector de las telecomunicaciones está Internet. Sin embargo, ya hay que anticipar que las analogías tecnológicas entre el sector de las Telecomunicaciones, el Sector Eléctrico y el Sector del Gas acaban después de decir que son industrias de red, por mucho que algunos no paren de encontrar sinergias. Quizá fuera bueno que estos “buscadores cortoplacistas de sinergias” distinguieran entre hibridación tecnológica, sinergias y convergencia.

La convergencia en los nudos se da cuando se integran funciones proporcionadas por nudos previamente dedicados. Un ejemplo en el sector eléctrico sería el de la cogeneración, y en el de las telecomunicaciones las PDA's portátiles tan populares. A nivel enlace la convergencia se presenta cuando es posible superponer el transporte simultáneo de varios productos o servicios por la red, algo así como un “transporte multicapa". El ADSL sería un ejemplo de este tipo de convergencia. De nuevo hay que volver a decir que lo que las tecnologías digitales posibilitan en las redes de telecomunicaciones no es trasladable a las redes de transporte y distribución de electricidad, salvo el caso de la utilización de la red de distribución como portadora para ofrecer Internet al tiempo que electricidad, con poco éxito comercial hasta hora por cierto. La convergencia a nivel sistema sería el resultado de un cambio fundamental en la tecnología que transformara la red por completo, sin embargo esta transformación no se produciría de golpe porque exigiría la coexistencia de tecnologías antiguas y nuevas. Por ejemplo, las redes troncales de Internet (protocolo TCP/IP) están usando redes ATM de conmutación de paquetes (para más detalle pinche aquí) y transmisión SDH en Europa o SONET en América. (Veáse por ejemplo investigación y experiencia en el campus de la Universidad Pública de Navarra ya en 1999). Asi que la convergencia tecnológica plena al nivel de red o sistema sería un fenómeno raro; y otra vez tenemos que decir que no se observan fenómenos de semejante calado en las redes de transporte y distribución de energía eléctrica, pues por poner un caso tan burdo como clarificador, es inimaginable que para lograr ese tipo de transporte de electricidad “multicapa” se multiplexara la onda de eléctrica de potencia como en las telecomunicaciones, para “separar” después los flujos de potencia en las subestaciones desmultiplexando la onda. Simplemente la gestión dinámica del ancho de banda que se da en las redes de telecomunicaciones, en las redes eléctricas no existe, ni es probable que exista algún dia, porque la capacidad de conmutación y la “inteligencia” de las subestaciones eléctricas, son insignificantemente ridículas comparadas con las de una central telefónica de conmutación digital. La razón es que los materiales tienen un límite, ya sea térmico, magnético, de elasticidad y resistencia mecánica, de tamaño, etc.

En cuanto a las redes de gas, decir que la convergencia tecnológica entre electricidad y gas se produce solo al nivel de nudo, sea de inyección o de entrega, pues el “gas by wire” no puede considerarse convergencia tecnológica a nivel transporte (al menos en los paises occidentales), y a nivel sistema es aún muy aventurado hablar de convergencia cuando las microrredes se encuentran aún en un estado de experimentación muy primitivo, y en cualquier caso estarían sujetas a la mencionada coexistencia con el sistema actual, lo mismo que ahora ocurre con el “district heating and cooling”; aunque quizás antes de afirmar esto con rotundidad habría que saber más, y analizar las experiencias rusas de convergencia de eletricidad y gas dede la época soviética.

2. Convergencia de Mercado

Una adaptación de la definición nos llevaría a entender la convergencia también como una "fusión de mercados". Y una definición basada en la utilización que se hace del término en la práctica, y desde la perspectiva de la reforma de los sectores y mercados energéticos, sería algo como así "confluencia y fusión de mercados antes separados, eliminando barreras de entrada".

Aunque parecería que tratamos de diversificación e integración vertical, de manera que a la gestión de la convergencia se le podrían aplicar los criterios de las teorías clásicas de gestión de la empresa, la mayoría de los que han tratado hasta ahora la convergencia han adoptado una perspectiva sectorial, bajo la que las "estrategias de convergencia" adquieren sentido como una respuesta a la redefinición del perímetro de un sector. Las estrategias y restructuración de las empresas durante el proceso de convergencia constituyen una reacción a la fuerza exterior que reforma ese sector.

Greenstein & Khanna (1997) partiendo de modelos de cambio tecnológico y evolución sectorial sugieren dos tipos de convergencia: convergencia en sustitutos (productos o servicos intercambiables), y convergencia en complementos (reunión de productos o servicios). Esta puede aumentar el poder de mercado vertical de una empresa, y aquella reducir el incentivo para competir y el poder de elección de los consumidores.

En un contexto caracterizado por la desintegración vertical de las industrias de red, muchas las transacciones internas que tienen lugar en el seno de la firma se sustituyen por transacciones contractuales de Mercado, y hay más posibilidades de convergencia parcial en sustitutos y complementos. Por ejemplo, la gasificación de carbón conduce a la convergencia en la adquisición de combustible para centrales de gas de ciclo combinado. El carbón y el gas compiten más directamente y sus respectivos mercados convergen en sustitutos. Aunque como ilustra este ejemplo, la convergencia de Mercado puede requerir la convergencia tecnológica, y que esta preceda a aquella.

(a) Convergencia en sustitutos

Cuando dos productos o servicios diferentes empiezan a compartir características que acaban volviéndolos intercambiables para los consumidores estaremos ante una proceso de convergencia en sustitutos. Por ejemplo la difusión de noticias por Internet se ha convertido en un sustituto de prensa, radio y televisión, lo mismo que la telefonía movil del teléfono fijo. Permaneciendo las demás cosas igual, la convergencia en sustitutos puede reducir las actividades redundantes entre sectores y aumentar la capacidad de elección de los consumidores, y por lo tanto tiende a aumentar la competencia: pero por otro lado, también puede crear un incentivo para que las empresas acometan estrategias defensivas como empaquetar servicios, o incluso fusiones horizontales o verticales, para reducir los efectos de la intensificación de competencia.

(b) Convergencia en complementos

Cuando dos productos o servicios funcionan mejor justos que por separado estaremos ante una convergencia en complementos. Por ejemplo a una empresa energética en un entorno desregulado le interesa disponer de un conocimiento profundo de todas las etapas del negocio: generación, transporte y distribución. Cuando de este conocimiento tan variado participan varias empresas, la convergencia en complementos puede originar incentivos para establecer acuerdos de colaboración, inversiones conjuntas en empresas de capital riesgo, y hasta fusiones. Quedando todas las demás cosas igual, la competencia entre un conjunto complementario de productos puede reducirse, de manera que la competencia en complementos requiere mantener el equilibrio entre las ventajas de la colaboración y la reducción potencial de la competencia.

(c) Convergencia en el lado del suministro y en el lado de la demanda

Pennings y Puranam (2001) han desarrollado posteriormente este concepto de convergencia introduciendo una segunda dimensión; convergencia en el lado del suministro (relacionada con la funcionalidad tecnológica) y convergencia en el lado de la demanda. Tendremos convergencia en sustitutos en el lado del suministro cuando capacidades tecnológicas diferentes se vuelven similares y pueden satisfacer las mismas necesidades. Estaremos ante una convergencia en complementos en el lado del suministro cuando se reúnen tecnologías diferentes para crear nuevas oportunidades. La convergencia en sustitución en el lado de la demanda surge cuando las necesidades de consumidores distintos empiezan a ser parecidas. La convergencia en complementos en el lado de la demanda tiene lugar cuando las necesidades de los consumidores, aunque diferentes, están relacionadas y pueden satisfacerse integrando productos.

3. Convergencia Organizacional

La convergencia organizacional se puede definir como la integración de funciones que anteriormente estaban separadas en el seno de una empresa. Por ejemplo, la creación de “multiutilities” podría considerarse una convergencia organizacional. Es útil, aunque difícil, diferenciar la convergencia organizacional de una fusion o adquisición pura, porque ello tiene implicaciones en el funcionamineto del Mercado. Coase (1937), Williamson (1975) y otros estudiosos de la Economía del Coste de las Transacciones han demostrado que el perímetro de una empresa está muy influenciado por el coste relativo de realizar las transacciones en el Mercado frente al de internalizarlas como una actividad en el seno de la firma. Este es probablemente el caso cuando las economías de escala o las economías de alcance caracterizan el proceso productivo.

La convergencia organizational contemplada de esta manera, sería entonces también el resultado de una forma de cambio tecnológico en sentido amplio, podríamos decir que un cambio en “tecnología organizacional” de produción. Quedando todas las demás cosas igual, la convergencia organizacional tiende a aumentar la eficiencia de un sector, aunque si las ventajas de la integración fueran muy grandes, el sector puede perder su estructura competitiva, lo que lleva a considerar compromisos entre eficiencia organizacional y eficiencia del sector o, dicho de otra manera, al dilema clásico de jerarquía frente a Mercado. Por eso los procesos de convergencia organizacional requieren supervision regulatoria y un escrupusloso escrutinio de las autoridades de la competencia.

4. Convergencia entre la Electricidad y el Gas

Antes de continuar haré un inciso aquí para comentar dos cosas. La primera relativa al carácter de "commodity" que hoy confieren muchos a la electricidad como uno de los argumentos para justificar la reforma. La electricidad no es una "commodity", (véase en este mismo blog el comentario titulado "¿Es la Electricidad verdaderamente una "commodity"?"). La segunda es que el gas tampoco reúne todas las características de una "commodity" porque no es un bien que se pueda exportar a cualquier lugar del mundo. El comercio internacional de gas está muy restringido porque el coste de transportarlo es muy elevado, hay que comprimirlo a presiones muy altas o bajarle la temperatura, procesos que son muy costosos. Por ese motivo el precio del gas ha sido un residual de la explotación de petróleo. El gas surge como un producto asociado a la extracción de petróleo. Para hacer uso de él hay que entubarlo, en caso contrario se ventea como se hacia normalmente antes de los años 80. El precio del gas es, por lo tanto, marginal al del petróleo.

Conceptualmente la convergencia entre la electricidad y el gas se podría dividir en tres clases de convergencia que los anglosajones definen como "upstream" (aguas arriba), "midstream" (curso medio) y "downstream" (aguas abajo), y que nosotros a partir de todo lo anterior podríamos definir como convergencia en el lado del suministro (mercado mayorista), convergencia en los negocios y convergencia el lado de la demada (mercado minorista). Por cierto, que resulta verdaderamente curioso observar como términos tan eléctricos como “aguas arriba” y “aguas abajo”, utilizados por ejemplo en el cálculo de impedancias equivalentes, potencias de cortocircuito, etc., han pasado a formar parte del lenguaje de los negocios perdiendo su noción original, así que cuando se produzca un apagón no todos van a comprender que pueda tratarse por ejemplo de un problema de potencia de cortocircuito originado por convergencia aguas arriba (en el lado del suministro) o aguas abajo (en el lado de la demanda).

(a) Convergencia en el lado del suministro

La tecnología de las nuevas centrales de gas natural de ciclo combinado han creado un incentivo no solo para construirlas, sino para que las empresas eléctricas adquieran empresas de gas natural para asegurarse el suministro de combustible, o que en otros casos hayan decidido: bien entrar en toda la cadena del gas aguas arriba exceptuando el proceso de extracción (planta de licuefacción, transporte con metanero y planta de regasificación); bien tomar participaciones en proyectos de transporte de gas por gasoductos intercontinentales. De la misma manera, para algunas empresas de gas que operan aguas arriba en la cadena del negocio del gas existe el incentivo para que entren el el mercado de generación de electricidad para vender su gas directamente, construyendo nuevas centrales de ciclo combinado o adquiriendo empresas generadoras de electricidad, o indirectamente mediante acuerdos de venta de gas ligados a precios de la electricidad. Además, con el fin de mejorar su desenvolvimineto en el mercado competitivo, las empresas eléctricias y de gas pueden tratar de llegar a acuerdos de colaboración para compartir la experiencia y conocimiento de unas y otras.

(b) Convergencia en los negocios

Con la liberación de los sectores eléctricos y del gas, las empresas de gas y electricidad participan tanto en el lado del suministro como en el lado de la demanda de ambos productos. Esta convergencia las hace verse más expuestas a los riesgos de los precios de la electricidad y del gas, pero también esta convergencia añade nuevos aspectos al negocio con la posibilidad de arbitraje entre ambos productos, mediante la comercialización de la diferencia entre el coste del gas y el precio de la electricidad que este gas generaría. Por ejemplo, si los precios del gas suben, una empresa puede beneficiarse si tiene contratos de gas interrumplibles que le permitirían deviar los suministros de gas de las centrales eléctricas a los clientes industriales, y viceversa.


En definitiva, el concepto de convergencia electricidad-gas resume la capacidad teórica que tiene un proveedor de electricidad y gas para elegir el producto que le resulte más beneficioso suministrar en cualquier momento, ya sea para vender su gas directamente o para venderlo en forma de electricidad después de quemarlo en una central de gas. El instrumento para hacer la elección es la mencionada diferencia de precio entre la electricidad y el gas que se denomina “spark-spread”, (veáse en este mismo blog Electricity and Gas Face Off: Arbitrage at Hubs). El término "spark spread" proviene del “crack-spread” del refino de crudo (arbitraje de refino), cuando la opción es bien utilizar materias primas energéticas directamente, o bien transformarlas en productos derivados mediante el refino del petróleo. Básicamente, este concepto implica que se puede hacer una elección para maximizar el beneficio económico; elección que por cierto es ya hora de decir que no es ni fácil ni sencilla, (veáse en este mismo blog Real Options: A Complementary Tool to Make Better Operational and Capital Investment Decisions in Power Systems).
Continuará


GoTo Comprehensive List of Posts in this Blog (Ir a Lista Completa de Todos los Comentarios del Blog)
GoTo Last Comment in Main Page (Ir al Último Comentario en la Página Principal del Blog)

0 Comments:

Post a Comment

<< Home