Tuesday, December 12, 2006

Papel de la Universidad ante el Rumbo de la Reforma del Sector Eléctrico: Tecnología vs. Regulación

Quienes defienden el ‘enfoque Nirvana’ "seek to discover discrepancies between the ideal and the real and if discrepancies are found, they deduce that the real is inefficient"
Harold Demsetz, (1969).
“Information and Efficiency: Another Viewpoint”, Journal of Law and Economics 12(1).


Introducción
1. El "modelo MIT". Crítica.
2. Creación y Evolución del Mercado. Regulación vs. Tecnología.
3. Schweppe y el futuro del Control Automático de los Sistemas de Potencia
4. Necesidad de la Electrónica de Potencia Ad-intra.
5. Resultados de la Reforma, Los "Experimentos Naturales" y la Creencia de que la Regulación Remedia las Imperfecciones del Mercado.
6. El Poder Regulatorio de la Tecnología y el "Barroco Regulatorio"
7. Algunas Ideas.
Entonces... ¿Toro o torero?

Introducción

El pasado 21 de Junio de 2006 el diario madrileño El País publicaba un editorial titulado "El Precio de la Luz" en el que al final del mismo se calificaba al mercado eléctrico español de "pintoresco". Dice la Real Academia de la Lengua: "pintoresco", (de pintor) 1. adj. Se dice de los paisajes, escenas, tipos, costumbres y de cuanto puede presentar una imagen peculiar y con cualidades plásticas.

El domingo anterior (18-06-2006), y en el mismo diario, solo que en su suplemento de Negocios, dos ingenieros del IIT publicaban un artículo titulado "El mercado energético, como la selección, en el diván". En el artículo se establece un paralelismo con otro artículo del periodista Santiago Segurola publicado en el mismo diario sobre el dilema que debe resolver la selección española de fútbol en el Campeonato del Mundo, al parecer ya anteriormente ilustrado por el ex-seleccionador argentino Cesar Luis Menotti, como que el problema de la selección era que 'tenía que decidir qué quería ser, si toro o torero'. Quizá lo más relevante que decía este artículo era que "el sector energético español también tiene que decidir qué quiere ser de mayor, si quiere apostar definitivamente por el mercado o va a dejarse de medias tintas y emprender inequívocamente el camino de vuelta". Como si de un juego de envite se tratara, la esquizofrenia taurina resuelta por apuesta.

Hace exactamente dos años, esos mismos autores publicaban en el mismo medio un artículo sobre el mismo asunto titulado "Una cuestión de Confianza" (El País, 27 de Junio de 2004). En estos dos años, la confianza que no llega parece que ha conducido al Sector Eléctrico español al diván del psiquiatra. Empero, se empieza a hablar de "emprender inequívocamente el camino de vuelta". No obstante, puede que ahora la situación sea más "pintoresca" que la concebida en "Los Intereses Creados" por nuestro Nobel, Jacinto Benavente; y con el inconveniente de que una generación completa (¿qué es una generación?), medida en la escala de tiempos (15 años/generación) que utilizaba Ortega y Gasset para medir las generaciones en su obra "En torno a Galileo", se ha formado en las Universidades y en el Sector Eléctrico bajo las corrientes de opinión exclusivamente favorables a la Reforma.

Seguro que estas opiniones recientes tienen que ver con muchos de los acontecimientos que viene experimentando el Sector Eléctrico desde hace unos cuantos años, pero indudablemente están relacionadas con el más cercano en el tiempo: Iberdrola iniciaba el pasado 8 de Junio de 2006 un "gaming" al sistema (puede que aprovechando sus "cualidades plásticas") que ha venido recogiendo toda la prensa económica nacional desde entonces. Véase por ejemplo El Órdago a la Grande de Iberdrola". Carmen Monforte. Cinco Dias (19-06-2006). Para algunos se trataba pues de un "gaming" muy español, de Mus, y la apuesta un órgado, nada menos.

El mes anterior (domingo 21 de mayo de 2006), Luis Albentosa, consejero de la Comisión Nacional de la Energía CNE ya había comentado el asunto en un magnífico artículo en El País Negocios (recogido en este blog) y titulado Una Peligrosa Política de Precios de Electricidad. El tema es sabido y preocupa.

El "gaming" no es una novedad en los mercados eléctricos actuales, es bien conocido, y todo el mundo sabe perfectamente con cuanta efectividad se practicó en el Mercado de California en 2001, y las profundas crisis eléctricas que ello provocó: cortes "rotativos", "cap" de precios, quiebra de la PG&E, etc. El "gaming", el comportamiento oportunístico (o estratégico como eufemísticamente lo llaman algunos) es una consecuencia más del mercado, es el resultado de la desintegración vertical de las empresas eléctricas y de la Economía del Coste de las Transacciones que conlleva esta desintegración, (véase en este mismo blog Coste de las Transacciones, Eficiencia y Calidad). Es la consecuencia de sustituir un monopolio natural por un mercado artificial; creado artificialmente partiendo de cero y confiando en que las reglas de mercado que lo definen recogen toda la casuística necesaria para que sea más eficiente que el monopolio natural al que sustituye. La complejidad que está alcanzando esa casuística de reglas de mercado con el paso del tiempo está introduciendo al sector en la era del "barroco regulatorio", y para delicia de los abogados que redactan los contratos, las posibilidades de "gaming" aumentan con la imaginación de los jugadores.

Hace tres lustros, cuando se iniciaba el proceso de Reforma del Sector Eléctrico si alguien preguntaba por los costes de las transacciones todo el mundo callaba. Entonces los más reputados profesores y expertos, innumerables estudios, y tesis doctorales de las más prestigiosas universidades dotaron de cobertura intelectual al proceso de Reforma del Sector Eléctrico en todo el mundo. Pero entre 2001 y 2003 han ocurrido muchas cosas en el mundo en general, y en el Sector Eléctrico en particular, que hacen difícil el mantenimiento de esas posturas de hace quince años. Por eso ahora, para que no vuelva a suceder como entonces, lo que no debería pasarse por alto de ninguna manera con el ruido del "gaming" y otros muchos asuntos que están sacudiendo permanentemente al Sector Eléctrico, son algunas cuestiones no tratadas nunca antes, y una importante podría ser: ¿cual es el papel y la postura que debe adoptar la Comunidad Académica en relación con la Reforma del Sector Energético en esta encrucijada?, ¿mirará para otro lado como hace tres lustros? ¿sucumbirá a la moda?, ¿defenderá sus fronteras intelectuales ante interferencias políticas interesadas?, ¿aceptará y estimulará otras corrientes de opinión críticas con la Reforma? Si la Universidad no dice y hace las cosas que hay que decir y hacer ante asuntos importantes para la Sociedad como este de la energía ¿quién lo hará entonces?

Por empezar por algo sencillo pero de enjundia tecnológica para las Escuelas de Ingenieros: ¿Se podría reconocer en los círculos académicos que el modelo MIT de Fred C. Schwepe (1934-1988) utilizado para justificar la Reforma originó una profunda división en la patronal eléctrica americana, y que el control homeostático facilitador de la competencia que él predecía para comienzos del siglo XXI es aún una quimera? ¿Se podría reconocer que las investigaciones de Schweppe y su equipo fueron incompletas y desequilibradas, y que prestaron más atención a los aspectos económicos que los tecnológicos? ¿Se podría reconocer que Schweppe y su equipo no avanzaron, o mejor dicho, no avanzaron en absoluto, en el campo del Control Automático y que sus avances sólo se produjeron en el campo económico y este desequilibrio se está pagando ahora?

1. El "modelo MIT". Crítica.

Desarrollando la Estimación de Estado para la predicción de la posición y la velocidad de las órbitas de los satélites, Schweppe contribuyó enormemente al avance de la carrera espacial y de la balística intercontinental, y por extensión al control y a la operación en tiempo real de los Sistemas de Potencia; con ello obtuvo gran reconocimiento, un enorme prestigio profesional y reputación intelectual. Desafortunadamente, hasta ahora, no puede decirse lo mismo de su Control Homeostático ("Power Systems 2000: Hirearchical Control Strategies" Fred C. Schweppe. IEEE Spectrum July 1978), origen de lo que se conoce como el "modelo MIT", desarrollado en el Laboratorio de Energía del MIT, que fue ideado en una época de euforia tecnológica marcada por la carrera espacial, y fue utilizado como argumento para sustentar la Reforma del Sector Eléctrico.

Para soportar su Control Homeostático Scweppe inventó y patentó en 1979 el FAPER (Frequency adaptive, power-energy re-scheduler) un dispositivo de control destinado introducir en el Sistema de Potencia un control de frecuencia basado en la demanda que complementara el del AGC. Los controles del FAPER operarían a nivel cliente, administrando de manera individualizada las puntas de las cargas de cada uno de ellos, y responderían de forma también individualizada a las variaciones de frecuencia resultantes de los desequilibrios entre carga y generación de todo el sistema. Aquellos que estén familiarizados con el AGC comprenderán fácilmente la extraordinaria complejidad del planteamiento. Sería interesante saber cual era la estrategia de patentes del MIT en relación con este asunto en aquella época. La patente del FAPER ha caducado y ahora es de libre disposición. Algunas investigaciones están utilizando ahora estas ideas para desarrollar dentro del campo de las actuaciones de Gestión de la Demanda lo que se conoce como Respuesta (Dinámica) de la Demanda, que consiste en una forma avanzada de la Gestión de Carga clásica (Load Management). Pero volvamos al Modelo MIT que es lo que aquí nos interesa ahora.

La historia del "modelo MIT" se describe en el prólogo del famoso libro Spot Pricing of Electricity (Fred C Schweppe, Michael C Caramanis, Richard D Tabors, Roger E Bohn. ISBN 0898382602. Springer. 1988). Antes de continuar es importante hacer aquí una digresión para recordar a los "olvidadizos", o decir a los jóvenes que lo desconcen, que de ninguna manera se le puede atribuir a Schweppe la paternidad del marginalismo en el Sector Eléctrico. Con la creación de Electricité de France al término de la Segunda Guerra Mundial, Pierre Massé y Marcel Boiteux, ambos de EdF, desarrollaron con su equipo la que se vino a llamar la “Escuela Marginalista Francesa”, cuya aplicación práctica más sobresaliente fue la famosa tarifa “vert”. Por consiguiente, y en relación con los precios nodales, es importante señalar que su interpretación económica era ya conocida en Europa a principio de los años 50, puesto que fue Marcel Boiteux precisamente, más conocido por sus teorías de tarificación de la punta, quien escribió junto con Paul Stasi un extenso artículo para las Jornadas de la UNIPEDE de Roma de 1952, en el que mostraban más de 20 años antes que Schweppe y su equipo, que las leyes de Kirchoff hacían que el precio de la electricidad fuera diferente en cada nudo de la red, y que estas diferencias estaban relacionadas con la solución de un flujo de cargas óptimo. Véase “Sur la détermination des prix de revient de développement dans un système interconnecté de production-distribution.” Boiteux, Marcel. y Stasi, Paul. Jornadas de UNIPEDE. Roma. 1952. Este artículo fue posteriormente incluido como el capítulo quinto de un libro editado por James R. Nelson, profesor de Economía del Amherst College, titulado “Marginal Cost Pricing in Practice”, y editado por Prentice-Hall Inc., en 1964. Posteriormente, este mismo artículo se incluyó también en un libro de Dunod titulado “Vingt cinq ans d'économie électrique,” publicado en 1971. Al lector curioso que desee ampliar su informacuión al respecto puede leer este interesante artículo del argentino Alieto A. Guadagni, titulado El Marginalismo y la Política de Precios de las Empresas Nacionalizadas en Francia: El Caso de Electricité de France. Desarrollo Económico Vol 4 N°16. 1965.

Volviendo ahora al prólogo del libro de Scweppe y al modelo "MIT", hay que decir que un párrafo importante de ese prólogo es el que describe el encuentro entre el "modelo MIT" (precio "spot") y la desregulación (Reforma del Sector Eléctrico); cuando menciona los intercambios de ideas con William Berry, a la sazón presidente de la Virginia Power. Sin embargo, ese prólogo no cuenta que los trabajos del "modelo MIT" habían sido ignorados por la administración Carter, que en 1978 había promulgado la bien conocida ley PURPA, un elemento clave del National Energy Plan de Carter, para estimular las energías renovables, y que hizo posible el acceso de los cogeneradores (NUGs o "non-utility generators") a las redes de transporte de las compañías eléctricas. El prólogo tampoco cuenta que a principios de los años 80 el Sector Eléctrico de los Estados Unidos experimentaba una fuerte crisis financiera en la que no vamos a entrar ahora, y que fue Berry el que propuso ("The Case for Competition in the Electric Utility. Industry," 110 Public Utilities Fortnightly 13 (1982)) la separación funcional de actividades del Sector Eléctrico (generación-transporte-distribución). Al principio, la propuesta de Berry no fue tenida en cuenta por muchas empresas eléctricas, pero sí se hicieron eco de ella en el DoE (Ministerio de Energia), puesto que en aquella época la desregulación de los monopolios era una idea central del pensamiento de la Administración Reagan. En 1986 Reagan nombró a Martha Hesse presidenta de la FERC para que promoviera la competencia en el Sector Eléctrico, y en 1987 doce compañías eléctricas lideradas por Berry, y que formaría el "Utility Working Group", enviaron una carta de Martha Hesse para que promoviera la competencia en el mercado mayorista. Poco después, el Edison Electric Institute, la patronal eléctrica de los Estados Unidos, similar a la UNESA española, se escindió en dos facciones enfrentadas, por un lado el mencionado "Utility Working Group" de Berry, y por otro el resto de las compañías eléctricas que formaron la "Electric Reliability Coalition". Hoy, cuando tras la OPA de Gas Natural sobre ENDESA no puede decirse que UNESA viva sus mejores tiempos, sabemos quien tenía razón en aquella pugna del sector eléctrico estadounidense.

Han pasado 24 años y aún no está claro que la decisión de fragmentar la "maquina única" que es un Sistema de Potencia haya sido del todo feliz: "A review of California’s restructuring history shows that vertical integration was viewed primarily as a tool that incumbent utilities might use to perpetuate their market power. The disregard of its benefits led to questionable divestitures that produced superficially competitive market structures, and to the institution of Independent System Operators whose costs have yet to be compared to their benefits." (Rethinking Vertical Integration in Electricity Robert J. Michaels . California State University, Fullerton May 2005. Y también Vertical Integration and the Restructuring of the U.S. Electricity Industry by. Robert J. Michaels July 13, 2006. CATO Institute.)

2. Creación y Evolución del Mercado. Regulación vs. Tecnología


Photobucket - Video and Image Hosting
La imagen de arriba corresponde a la presentación titulada A Personal Prospective: Electrification, the Electricity Enterprise and Collective Action", que el veterano Thomas R. Schneider, uno de los más reputados expertos en Investigación y Desarrollo del Sector Eléctrico en los Estados Unidos, realizó en el Carnegie Mellon Electricity Industry Center para el seminario sobre "R&D Strategies for the Electricity Industry" el 21 de Octubre de 2002.

La presentación es posterior a las crisis de California y las quiebras de Enron y la Pacific Gas, pero anterior a los apagones que asolaron Norteamérica y Europa el verano de 2003. En la transparencia se observa que el desarrollo del Mercado Eléctrico no es un asunto regulatorio exclusivamente como parece creer la mayoría; sino también, y mucho, tecnológico. Siendo con toda seguridad este aspecto mucho más importante que aquel. Y es importante que esto se entienda así sobre todo en aquellos países en los que Investigación y Desarrollo y Mercado Eléctrico experimentan el mismo suceso. Entre otras razones, porque esto se sabía. (Véase por ejemplo "Underlying Technical Issues in Electricity Deregulation" Robert J. Thomas (Cornell University) and Thomas R. Schneider (EPRI). 30th annual Hawaii International Conference on System Sciences, Jan 7-10, 1997).

Los ingenieros auténticos no deberían cansarse de repetir que la creación del mercado eléctrico, planteada hasta ahora dialécticamente como si se tratara de un juego del lenguaje tipo Wittsgenstein, se trata más bien de un problema tecnológico, fundamentalmente de control, que de otra cosa, y debe serlo muy complejo cuando los avances de la electrónica de potencia aún no han logrado resolverlo. Esto no se ha entendido debidamente y se están pagando las consecuencias de ello. Cuando hablamos de estabilidad, de colapsos de tensión... De apagones, de lo que estamos hablando es fundamentalmente de control, y hay que repetirlo, de control y de control del Sistema de Potencia; esto es, de problemas que no se resuelven ni con la regulación, ni mucho menos con el "barroco regulatorio". A quienes reverencian a Schweppe les pregunto: Cuando Schweppe hablaba del Control Homeostático, ¿de qué hablaba, de Control o de Regulación?. Y esos mismos deberían echar una ojeada por ejemplo a los trabajos del TC57 de la CEI para que se den cuenta de lo lejos que se encontraban Schweppe y los suyos a finales de los años 70 de haber formulado completamente todo el asunto del Control Homeostático que él propuso, y de lo lejos que nos encontramos aún de tal tipo de control. En una época en la que por ejemplo ni siquiera se tenía aún conciencia de lo que sería el "middleware" (véase la iniciativa GridStat), Schweppe propuso un tipo de control que conducía a lo que podríamos denominar una red electrica "intelectrónica", empleando un término del escritor polaco de ciencia ficción Stanislaw Lem; lo que hoy se empieza a denominar "intelligrid", "smart grid", "red inteligente"(1), etc., y que está exigiendo un esfuerzo normalizador sencillamente colosal. Con la perspectiva de hoy, lo que se observa es que, dejando a un lado la formulación completa del problema del control, Schweppe y su equipo se lanzaron a formular el problema económico del mercado eléctrico de precio "spot". El resultado de esto fue que: "The work of Fred Schweppe put forward the vision of homeostatic control, which basically says that energy users adjust locally, and that this leads to a fully adjusted system as a whole. These were the first ideas signaling the major role in customers’ active adjustments to energy shortages and prices. The time has come now for working out the details of homeostatic control, since automation and its cost make this a truly viable concept. This represents a huge opportunity for using distributed sensors and controls."(The Intellectual Challenge. Behind Bundling Diverse Energy Systems of the Future Marija Ilic, Professor of Electrical and Computer Engineering and Engineering Public Policy Carnegie Mellon University, Visiting Professor, MIT Engineering Systems Division. MIT Engineering Systems Division. EDS Reports Winter 2006.) La frase en rojo: "Ha llegado el momento de trabajar en los detalles del control homeostático, ya que la automatización y su coste lo convierten en un concepto verdaderamente viable". Marija Illic ha venido insistiendo en esto desde hace tiempo, por ejemplo aquí está ya anticipando el "plug and play" de la IEC 61850: "A future decentralized system is clearly based on the homeostatic control conceived some time ago by the late Fred Schweppe, but the basic concept needs tremendous extensions. Such systems could provide coordination through information requirements—any device attached to the power grid might be required to "announce" itself and its characteristics (how much power it uses or might generate, for example.)" ( "A Control Engineering Approach To Making Complex Infrastructures More Efficient And Reliable: A Core Program For ESD” MIT EDS Mayo 2002.) Y también: "The technology and regulatory setup of 1978 was not ready to support his vision, but contemporary developments render his ideas once again relevant." (A Strategic Framework for Electric Energy: Technology and Institutional Factors and IT in a Deregulated Environment (Marian Jelinek y Marija Illic. Proceedings of the NSF/DOE/EPRI sponsored Workshop on Research Needs in Complex Interactive Networks, Arlington, VA, December 2000,) ¿Nadie en la Comunidad Académica hasta ahora se había percatado a lo largo de estos últimos 30 años de que el Control Homeostático no era un concepto viable que requiere tremendas extensiones?

3. Schweepe y el futuro del Control Automático de los Sistemas de Potencia

Desde su nacimiento, el esquema de control de un Sistema de Potencia ha sido "top-down", de arriba hacia abajo; esto es, VERTICAL. Y este esquema atiende a una escala de tiempos que debe ser rigurosamente observada, y RESPONDIA A LA ESTRUCTURA ORGANIZATIVA DE UNA EMPRESA VERTICALMENTE INTEGRADA. Con la Reforma, la separación funcional de las empresas obliga a reconvertir este esquema de control vertical en uno horizontal o jerárquico, o en términos informáticos: de CONTROL DISTRIBUIDO. Los reformistas dicen que esto se resuelve con instituciones de coordinación: 50 millones de neoyorquinos experimentaron en ellos mismos los resultados de este "planteamiento coordinador" en agosto de 2003. La estructura del sector y organización de las empresas ha sido fácil cambiarla mediante la Regulación, pero la Tecnología aún no ha hecho posible desarrollar los nuevos esquemas de control necesarios para hacer que ese mercado funcione. Y el "barroco regulatorio" tampoco, porque estamos hablando de control de sistemas híbridos, pero sistemas híbridos no en el sentido que se entiende en el mundo del Régimen Especial de las energías renovables, sino en el sentido que se entiende en el mundo del Control Automático. Sistemas que combinan el modelado de subsistemas dinámicos continuos, basados en la utilización de ecuaciones diferenciales como medio de representación, y subsistemas de eventos discretos, basados en la utilización de autómatas o lenguajes como medio de representación. (Tiene su gracia que sean ahora los productores de Régimen Especial los que hablen de sistemas híbridos sin que nadie se quede estupefacto en las empresas eléctricas.)

Los Sistemas de Potencia siempre han sido sistemas híbridos típicamente controlados mediante los modelos clásicos de modos de operación y cambios de estado. Son estos modelos los que hay que transformar, no parchear, para soportar las nuevas funciones del mercado introducidas por la regulación. Sin embargo, y solo por poner un ejemplo doméstico, se incentiva lo que se ha venido a denominar la "sostenibilidad técnica"(2) de los productores de energías renovables que se acoplan (no digo conectan) al Sistema de Potencia, pero sorprendentemente no se incentiva la "sostenibilidad técnica" de la red a la que vierten dándola con ello por sentada. ¿Qué hay entonces del control de tensión, del nivel de falta, de los sistemas de protecciones y de la coordinación dinámica de estas, de la estabilidad de la red, de las corrientes de retorno y de la seguridad física de los operarios en campo en la red de distribución de media y baja tensión?. Porque los paneles fotovoltaicos de 3 kW se conectan a la red de baja tensión como los aparatos de aire acondicionado. ¿Qué hay del control distribuido? Y aunque fuera adentrarse en un territorio de futuro, a los "schweppianos" sí se les podría preguntar también por ejemplo ¿por qué en lugar de tanto "barroco regulatorio" no incentivar también las investigación de los sincrofasores (ref. 1 y ref. 2) y de los algoritmos de área extensa, por poner un caso, para promover la "sostenibildad técnica" de la red (State Estimation and Voltage Security Monitoring Using Synchronized Phasor Measurements. Reynaldo Francisco Nuqui, 2001.)

A pesar de lo que muchos pudieran pensar, y de todo ese espeso "barroco regulatorio" que se nos ha venido encima, la generación de Leon Kirchmayer(3) no ha sido superada en logros ni está periclitada por la posterior de Fred Schweppe: las comunicaciones vía satélite y el canal de tiempo de los GPS podrían introducir cambios radicales en Observabilidad y la Estimación del Estado, y por extensión en todo el esquema de control actual de los Sistemas de Potencia. Casualmente la Estimación de Estado es el campo de conocimiento cuyo origen hay que atribuir en exclusiva a las investigaciones de Schweepe, y ahora resulta verdaderamente apasionante contemplar como son precisamente los trabajos de uno de los miembros de la generación de Kirchmayer, William Brownlee (1905-2004), el origen de los avances actuales en la Observabilidad de los Sistemas de Potencia, y contemplar cómo Schweepe y su generación, quien sabe si cegados por el precio "spot" del mercado, no supieron predecir. Kirchmayer tuvo la visión de cultivar los dos campos: la Economía y el Control, y publicó el resultado de sus investigaciones en dos libros, uno dedicado a la Economía y otro dedicado al Control. Schweppe y su equipo cultivaron exclusivamente el campo económico y publicaron el resultado de sus investigaciones en el libro del que hemos hablado arriba. Pero al Control Homeostático apenas si le dedicaron atención, probablemente porque eran conscientes de que tal tipo de control era materialmente inviable en aquella época: el Intel 4004, primer microprocesador comercial de la historia, se presentó en Noviembre de 1971, y el 8088 en 1979, año de la patente del FAPER; y además las comunicaciones eran muy pobres comparadas con las de hoy. Que la Observabilidad y la Estimación de Estado acaben tomado hoy otros derroteros, y que Brownlee pudiera llegar a obtener merecidos triunfos después de muerto como El Cid Campeador, mientras el mercado del precio "spot" de la generación de Schweepe queda en una quimera, seria toda una paradoja que los reformistas deberían saber explicar.

El asunto es si un esquema de control vertical funciona en un contexto de negocio horizontal, y parece que los hechos indican que el tema va para largo. Los tecnología de los Sistemas Multiagente que parece que podría ayudar a desarrollar el concepto de Control Homeostático de Schweppe se encuentra en un estado muy incipiente, tanto la aplicación de los sistemas multiagentes (véase por ejemplo Autonomous Systems and Intelligent Agents in Power System Control and Operation de Christian Rehtanz) como la Economía basada en Agentes están por desarrollar aún. Véase por ejemplo Toward Self-Healing Energy Infrastructure Systems (Massoud Amin. IEEE CAP Enero 2001), pero de esta lectura téngase presente que por ejemplo el profesor Cheng Ching Liu de la Universidad de Washington, especialista hoy en Sistemas Multiagente, a comienzos de los 90 lo era en la aplicación de sistemas basados en el conocimiento a los Sistemas de Potencia, y ya sabemos de los nulos resultados que han dado hasta ahora la Inteligencia Artificial y los Sistemas Expertos, de manera que dentro de 30 años muy bien prodríamos estar hablando de los Sistemas Multiagente como ahora lo hacemos del FAPER de Schweppe. Por consiguiente, hay que concluir que los avances en el primer cuadrante de la ilustración anterior van a ser de momento limitados. El avance en los cuatro cuadrantes de la imagen de arriba vendrá de la mano de la Electrónica de Potencia, pero sobre todo en el cuarto. En el segundo cuadrante la formación de Megaempresas eléctricas globales, la reintegración vertical y las centrales nucleares serán más determinantes. El tercero está más relacionado con las bolsas de energía, futuros, derivados de energía y otros instrumentos financieros, arbitraje gas-electricidad, etc.; es decir, con el tratamiento de la electricidad como una "commodity", y que apenas ha dado resultados hasta ahora, quizá porque habría que preguntarse si ¿Es la Electricidad verdaderamente una "commodity"?. Pero vayamos con el cuarto, el de la generación distribuida y las renovables, aunque no sin antes notar que todo parece indicar que si el Calentamiento Global y el Cambio Climático continuan apremiando como hasta ahora, poco tiempo habrá para trabajar en el cuarto cuadrante, y será el segundo cuadrante el que adquiera toda la importancia en el futuro.

4. Necesidad de la Electrónica de Potencia Ad-intra

Se suele decir que la electrónica de estado sólido trajo la primera revolución de la electrónica, y que la electrónica de potencia de estado sólido trajo la segunda. Es interesante advertir que la electrónica de potencia combina las tecnologías de la era mecánica, de la era eléctrica y de la era electrónica, y que es una tecnología verdaderamente interdisciplinar. En el siglo XXI, la electrónica de potencia será uno de los dos campos de conocimiento más importantes en una Sociedad industrial altamente automatizada de acuerdo con los pronósticos del profesor Bose (véase "Energy, environment, and advances in power electronics". IEEE Transactions on Power Electronics, Vol. 15, Nº 4, July 2000. Bimal K. Bose.. Dept. of Electr. Eng., Tennessee Univ., Knoxville, TN). El verdadero mercado eléctrico no lo traerá la regulación, sino la electrónica de potencia. Y esto es importante que se asuma en las escuelas de ingenieros. Pero el mercado eléctrico no tendrá lugar de ninguna manera si solo se desarrolla la electrónica de potencia ad-extra del Sistema de Potencia, es decir, la que facilita el acoplamiento y vertido de las renovables a red, y no se desarrolla la que exige el propio Sistema de Potencia ad-intra para absorber esa energía. Y eso es lo que está ocurriendo. Por eso, y por poner un ejemplo, cuando se pone más interés en aspectos del "barroco regulatorio" que en el Transformador Eléctrónico de Potencia de Alta Frecuencia (Tesis de Somnida Ratanapapanachote, Texas A&M Univ. Agosto 2004), lo que se hace es "cortoplacismo", porque por mucho que se regule, no habrá Generación Distribuida si la Electrónica de Potencia y el Control Distribuido no transforman la Red de Distribución, que sería incapaz de absorber una avalancha de microfuentes en los niveles de media y baja tensión, no importa lo que se se empecinen en ello ecologistas, conservacionistas, medioambientalistas, eco-marxistas o como quieran llamarse, que desde la caída del telón de acero se mezclan churras con merinas. Porque no es suficiente elaborar estudios de gabinete diciéndolo, hay que disponer de la tecnología tangible, palpable, que materialmente se toca con las manos y se instala en la red. Los papeles de los consultores no sirven para eso. Un inversor de carburo de silicio por poner otro ejemplo más, no es un dossier de papel donde se describen las reducciones de emisiones que se pueden lograr con la generación distribuida, sino un semiconductor de potencia, un dispositivo físico tangible, con el que REALMENTE se puede lograr dicha reducción. Y lo mismo puede decirse, aunque no sean de potencia, de un DSP (procesador de señales digitales), un SoC (System-on-Chip), un MPSoC (Multi-Processor-System-on-Chip), una red de sensores sin hilos, un relé digital, etc., etc., etc.

5. Resultados de la Reforma, Los "Experimentos Naturales" y la Creencia de que la Regulación Remedia las Imperfecciones del Mercado.

Los diez objetivos de la privatización según Madsen Pirie, presidente del Instituto Adam Smith de Londres, son: reducir los costes, despolitizar las decisiones, mejorar la calidad del servicio, la gestión de las empresas y las relaciones laborales, ampliar la propiedad, restaurar la rentabilidad, reponer el capital, fomentar la competencia y la capacidad de elección y establecer precios atractivos. ¡Casi nada! Pues bien, son ya muchos los que piensan que la reforma de los sectores eléctricos en el mundo no ha dado los resultados perseguidos. Véase por ejemplo "Electricity restructuring in Britain: not a model to follow" (T MacGregor; Spectrum, IEEE, Volume: 38, Issue:6, June 2001 Pages:15-19), o Lecciones del Fracaso de la Restructuración del Sector Eléctrico de los Estados Unidos y también ¿Reverticalización? El debate está en marcha: "tenacidad híbrida" ante separación funcional en este mismo blog. Quizá porque también son ya muchos los que empiezan a pensar que el Sector Eléctrico es diferente, véase por ejemplo Liberalisation of network industries: is electricity an exception to the rule? (Francois Coppens and David Vivet of the National Bank of Belgium. NBB Working Paper No. 59 - September 2004).

Las políticas públicas en general, y la regulación en particular, defienden la utilización del análisis económico basado en “experimentos naturales”, tanto a efectos de definición de mercado y evaluación de los efectos de la competencia. Para los economistas y reguladores, un “experimento natural” es una técnica que emplea las diferencias geográficas y temporales para analizar si las variaciones de estas características repercuten en el precio, o en otros factores competitivos. Por ejemplo si comparativamente el número de competidores varía geográficamente se puede evaluar si ello repercute en el nivel de precios, si se pueden controlar otros factores que podrían explicar estas diferencias. De esta manera, los "experimentos naturales" producen variaciones en la naturaleza o intensidad de los mecanismos regulatorios que pueden aprovecharse para medir los efectos de la regulación, los efectos de las variaciones de estructura de los esquemas regulatorios y las repercusiones de las iniciativas de la liberalización. Se trata en definitiva de aprovechar ciertos programas, políticas o procesos político-económicos que tienen lugar en un mundo que se organiza para extraer conocimiento económico. Pero la idea del “experimento natural” es engañosa, pues este depende típicamente de algún tipo de intervención politica previa que organice el mundo socio-técnológico de manera que permita la experimentación posterior. El investigador no controla el experimento, sino que confía en él. La intervención primera puede quedar fuera del control del investigador, y dejar las experiencias subsiguientes al albur de la primera, puesto que cada experimento funciona según los anteriores.

No es lo mismo aplicar el enfoque del "experimento natural" utilizando un hospital, o un instituto de enseñanza media como referencia para aplicar una politica hospitalaria o educativa, que utilizar un sector energético completo. Puede que empiece a ser el momento de cuestionar seriamente la aplicación del enfoque del "experimento natural" a la Reforma del Sector Eléctrico. Entre otras razones porque: (i) Es un enfoque que ignora la tecnología que exige la Reforma, y de lo cual ya se ha hablado largo y tendido más arriba. Añadir por último, que contrasta sorprendentemente el enorme interés de Schweppe y los "schweppianos" en la eficiencia de asignación ("allocative") y en la eficiencia estática, con su profundo desinterés por la eficiencia dinámica; (ii) es un enfoque contrario a la "dialéctica histórica de la tecnología": se está legislando y regulando antes de que exista la tecnología que haría posible la cosa regulada; quienes conocen bien la Historia del Sector Eléctrico saben que la tecnología siempre ha ido por delante de la legislación y la regulación. Ejemplo: Thomas Alva Edison con su Central de Pearl Street en el Bajo Manhattan, comenzó a distribuir la electricidad el 4 de Septiembre de 1882, en España sel suministro el electricidad se declaró servicio público por el Real Decreto de 1924 después de muchos años de debate; y (iii) porque los "experimentos naturales" o modelos empleados suelen presentar más discrepancias que afinidades.

Efectivamente, los modelos que se suelen utilizar para ilustrar las bondades de la Reforma son válidos en su contexto, pero de difícil trasplante. Noruega nunca puede servir de ejemplo para países energéticamente dependientes como España, aparte de que su modelo también ha tenido y tiene sus crisis (véase por ejemplo ICF Consulting Sees Looming Electricity Crisis Across Nordic Countries. Abril 2001). Es un país muy pequeño, prácticamente el 100% de su producción es hidráulica, y es rica en petróleo y gas; para ellos la reforma ha sido algo parecido a hacer experimentos con gaseosa. Gran Bretaña tampoco es ejemplo para España. Pues además de ser como Noruega rica en petróleo y gas, dispone de una armada con potencia de fuego nuclear, lo mismo que Estados Unidos y Francia. La postura de esta última, con el 80% de su parque de generación nuclear ha sido siempre previsible, y se comprende aunque no beneficie a terceros. Por poner un ejemplo, es difícil imaginar que para introducir la competencia en generación, Francia haga cinco partes de su parque generador, y las saque a subasta para crear cinco empresas generadoras, y que al final de dicha subasta una generadora sea alemana, otra italiana, otra española, otra británica y otra francesa. ¿Quién ha podido dudar en algún momento de que la energía no haya sido siempre un asunto estratégico para la seguridad de las naciones? ¿Acaso es necesario el cambio climático, la sequía o que el petróleo alcance precios estratosféricos para darse cuenta de ello? Sabemos que siempre ha sido así desde el principio de los tiempos, como tan bien ilustraba aquella película titulada "En busca del fuego". Antes de que Europa tenga una política energética común deberá tener defensa común, y esto es anterior al mercado, no posterior. Si todavía alguien alberga alguna duda puede echar una ojeada al libro de Michael Klare titulado Resource Wars. The New Landscape of Global Conflict

Finalmente, el supuesto ampliamente aceptado de que la regulación se puede aplicar para remediar las imperfecciones del mercado y alcanzar objetivos de interés público también es muy cuestionable en la actualidad. El papel que juegan los grupos interesados en un determinado mercado, los partidos políticos, las empresas, la Administración, etc., es decir, lo que se ha venido a denominar “stakeholders” o “partes interesadas”, es muy importante. Comprender su comportamiento, a veces oportunístico, y tener en cuenta la repercusión de sus posturas, las relaciones entre ellos, sus intereses cruzados y sus actuaciones, es complejo y en ocasiones desemboca en situaciones imprevistas antes impensables, que distan mucho de las concebidas inicialmente, alterando el curso del proceso regulatorio. ¿Qué imperfecciones del mercado se resuelven trasladando la sede de una agencia regulatoria de una ciudad de otra, como ha sido el caso del traslado de la CMT de Madrid a Barcelona?. No es necesaria la mención concreta de alguno de los últimos acontecimientos que están teniendo lugar en España en el Sector Eléctrico para ilustrar la crítica de esta creencia; crítica que por otra parte viene de antiguo, ya que la inició en 1971 el que seria Premio Nobel de Economía en 1982, George J. Stigler (“The Economic Theory of Regulation”, Stigler, Bell Journal of Economics and Management Science, 2, 3-21. 1971)

6. El Poder Regulatorio de la Tecnología y el "Barroco Regulatorio"

Junto a los mercados, las normas y las leyes, Lawrence Lessig ha propuesto una nueva modalidad de regulación: la arquitectura tecnológica (la manera como se construyen las cosas). En relación con esta última, Tsiavos, Husein, y Whitley han argumentado que muchos no se han precatado de cómo es precisamente la tecnología la que regula a las otras modalidades de regulación: “The changing nature of technology also affects the ability to regulate a technological infrastructure. However, the regulation literature notes that every new technology can be seen to disrupt existing regulatory regimes, not just technologies.” Y más adelante: “Drawing on the Chicago School of Regulation which argues that markets and norms, together with laws play a role in controlling action, Laurence Lessig has also used ideas from Bentham and Foucault to include architecture and more particularly code/tecnology as other modalities of regulation. In his proposal for a New Chicago School, Lessig warns that it is necessary to look how code or technological architectures are also capable of regulating human action”. (The Footprint of Regulation Tsiavos, Husein, y Whitley. 2003).

Este poder regulatorio de la tecnología es evidente en el caso de Internet. Precisamente han sido las discusiones sobre la regulación de Internet las que han movido a algunos a iniciar recientemente el estudio de este poder regulatorio de la tecnología. (Complexity and Code: the Pitfalls of Regulation in Adaptive Systems Marcus Maher. The Berkman Center for Internet & Society at Harvard Law School. Fall 1998.) Los reformistas del Sector Eléctrico prestan mucha atención a supuestas convergencias y sinergias entre las redes eléctricas y las redes de telecomunicaciones y de gas, cuando en realidad no son muchas (convergencia, sinergia e hibridación tecnológica NO son sinónimos), y no están siendo capaces de percibir las que verdaderamente representaría la red eléctrica del futuro. El "barroco regulatorio" podría así entenderse como un "mecanismo de defensa" de los reformistas ante el emergente poder regulatorio de unas tecnologías de red a las que se quieren imponer, les son extrañas, y no pueden domeñar. Con el "barroco regulatorio" los reformistas posiblemente estén construyendo uno de los principales y mayores obstáculos para la adopción por el Sector Eléctrico de las tecnologías disruptivas posibilitarian esa “Red Eléctrica Inteligente (“peer-to-peer”) del Futuro” de la que venimos hablando para moverse en el cuarto cuadrante. Sorprende que muchos de los que se proclaman ecologistas no capten aún, simplemente por falso prejuicio y falso progresismo a la vez, el ecologismo radical que puede llegar a encarnar una red eléctrica.

7. Algunas Ideas

¿Qué podría hacer la Comunidad Académica?

Nos centraremos principalmente en las Escuelas de Ingeniería...

Curriculum

Antes que nada, tener presente algo reconocido a nivel mundial: hay un problema de "expertise" en el Sector Eléctrico, y no salen suficientes ingenieros eléctricos de la Universidad. En 2006 China producirá más ingenieros eléctricos que Éstados Unidos y la Unión Europea juntas En este blog ya se trató este tema en un comentario anterior: Expertise in the Electric Power Industry. Recientemente, el Critical Infrastructure Protection Program de la George Mason University School of Law publicó el CIP Report del pasado mes de Noviembre dedicado a Educación y “Training”, y su artículo de fondo estaba dedicado a An Emerging Issue We Cannot Ignore: Meeting the Twin Challenges of Education and an Aging Workforce in the Electric Power Industry. Probablemente las cosas sean distintas en un país que en otro, en una región que en otra. En Estados Unidos se dan iniciativas como este taller sobre Reforming Electric Energy Systems Curriculum celebrado el pasado mes de febrero organizado por el Center for Reforming Undergraduate Education in Electric Energy Systems, centro de la Universidad de Minnesota financiado por la NSF (National Science Foundation), la NASA y el ORNL (Oak Ridge National Laboratory). En España, la inmediata adaptación de los programas de estudio al marco de Bolonia puede ser un buen motivo para pensar al respecto. (Para reflexionar sobre esto, unas ayudas: Introducing Electric Power into a Multi-Disciplinary Curriculum for Network Industries. Marija Ilic, Jay Apt, Pradeep Khosla, Lester Lave, Granger Morgan, Sarosh Talukdar. IEEE Special Issue on Education in Power Engineering; y también "2004 Summer Workshop on Teaching of First Courses on Power Electronics and Electric Drives". MIT, Cambridge, MA. July 17-18, 2004).

I+D

Organizada por la Asociación Española para el Desarrollo de la Ingeniería Eléctrica (AEDIE), en abril de 2006 tuvo lugar en Mallorca la XVI Reunión de Grupos de Investigación de Ingeniería Eléctrica (XVIRGIIE). Las comunicaciones presentadas en la reunión constituyen una muestra significativa de la investigación eléctrica desarrollada en las universidades españolas. Es muy interesante comparar estas comunicaciones por ejemplo con las de la Revisión Anual de mayo de 2006 del Programa de I+D en Distribución Eléctrica del US DoE, o con las de la reunión sobre Futuras Necesidades de I+D en Transporte y Distribución celebradas en Febrero de 2006 por el US DoE para obtener “inputs” de la industria para el programa de I+D promovido por la Ley de Política Eléctrica de los Estados Unidos del año 2005 (no exenta de crítica por cierto). Las comparaciones son odiosas, pero salvadas las distancias, se advierte un contraste fuerte en la orientación. No estaría de más, para el ejemplo comparativo que hemos elegido de transporte y distribución, volver la vista hacia el Programa Nacional de Energía (páginas 225 y 226) del Plan Nacional de I+D+I 2004-2007. Sobre todo porque la la electricidad habrá de ser transmitida a traves de redes muchos años aún, y las conclusiones (otro ejemplo) del IEA-experts group on r&d priority setting and evaluation - liberalisation of the electricity market tampoco dejan lugar a dudas sobre las necesidades de I+D en redes.

El Poder Ecológico de la Red

Las Escuelas de Ingenieros son eso, de ingenieros, y siempre es bueno cuidar de las raíces. Dirigir una parte de los esfuerzos que ahora se dedican en ellas al "monocultivo del barroco regulatorio" hacia las tecnologías de futuro de la red eléctrica puede significar mucho para hacer posible la venerada competencia, pero también el desarrollo sostenible, la eficiencia energética y la reducción de emisiones. Y puesto que sin una red transformada no habrá nada de esto, se podría analizar esa tonta dicotomía ímplicita que lleva a que la ideología "progresista" es la que conduce al estudio de "lo externo a la red", y la ideología "conservadora" es la que conduce al estudio de la red, de que lo "progre" y ecológico son las renovables y lo "conservador" y contaminante es el sistema de potencia clásico. Basta con ojear los títulos de los proyectos fin de carrera de las Escuelas para concluir que esa tonta y estúpida dicotomía deja de lado progresivamente el estudio a fondo de los sistemas de potencia del futuro, porque como es natural, todos los estudiantes, que son jóvenes, también quieren ser progresistas y ecologistas al tenor de los tiempos que corren. Por eso puede ser bueno meditar sobre una cita reciente de Miguel Castells: "El poder se ejerce a traves de las redes y los conflictos sirven para reconfigurarlas" (Networked Theory Conference. September 15-16, 2006. Annenberg Center. Univ. South California).

"Aversión Regulatoria a la Tecnología"

Empleando terminología regulatoria tan a la moda, podría ser bueno interrogarse, de la misma manera que la Teoría Regulación trata el Riesgo Moral y la Selección Adversa, si no se estará produciendo "aversión regulatoria" a la tecnología de la red. Las Escuelas de Ingenieros, que tanto han aprendido de regulación estos últimos años, puede que sean las mejor indicadas para preguntarse: ¿Cómo influye el problema Principal-Agente en la evolución tecnológica del Sistema de Potencia? ¿Cómo influye el tratamiento que hacen las agencias reguladoras de los asuntos del Riesgo Moral y de la Selección Adversa en la adopción por las empresas eléctricas de las nuevas tecnologías para el Sistema de Potencia? ¿Y en la creación y adopción de estándares? ¿Y en la coordinación de plataformas, redes y observatorios tecnológicos?. No parece que a esta cuestión se le haya prestado atención alguna hasta ahora, y sin embargo, los hechos en España han sido el debilitamiento de UNESA como ente normalizador y la desaparición de ASINEL. Algunos dirán que habrá sido por otras cosas, pero también podría haber resultado de otra manera y en cualquier caso no responde a preguntas clave como: ¿Cuales han sido los beneficios tecnológicos de ello? ¿Por qué no existe hoy en España una entidad como EA Technology, Kema o Sintef?

Normalización

Si buscamos "IEC 62350" en Google restringiendo a direcciones españolas, nos salen 15. Que interese de verdad, uno, y solo se puede leer por la caché, está en catalán y es una breve mención. Antes se ha mencionado el asunto de los trabajos del TC57 de la CEI. Hay que comprender que asuntos como estos son críticos si se persigue que las redes evolucionen "sostenible y competitivamente". La Normalización, que siempre ha sido un asunto muy importante en el Sector Eléctrico, hoy se contempla somo un subproducto menor de la Regulación. Hay que volver sobre ella, aunque sea más espesa y menos elegante que la Regulación. ¿Cómo es posible que los reformistas no se hayan dado cuenta aún de la importancia que tenía la Normalización para llevar a cabo la Reforma?: Changing Measurement and Standards Needs in a Deregulated Electric Utility Industry (Gregory Tassey, Michael P. Gallaher, Stephen A. Johnston, y Brendan Kirby. NIST. US DoC. Mayo 2000.).

Cobertura del "Gap" Generacional

Si tomamos 1945 como año origen de la que podríamos denominar Era Moderna del Sector Eléctrico, y utilizamos la escala de tiempos (15 años/generación) que utilizaba Ortega y Gasset para medir las generaciones en su obra "En torno a Galileo", obtenemos cuatro generaciones: 1945-1960 (generación de Kirchmayer), 1960-1975 (generación de Nathan Cohn), 1975-1990 (generación de Schweppe), 1990-2005 (generación de la Reforma). Estudiar en las Escuelas los logros y la herencia que recibe y entrega cada generación puede que no fuera un adorno para el curriculum, o una asignatura “maría”, sino más bien una buena herramienta para la toma de decisiones. Hemos comentado arriba que una generación completa medida en esta escala de tiempos se ha formado bajo las corrientes favorables a la Reforma; y al mismo tiempo la Reforma se ha llevado por delante a otra de veteranos, vía prejubilaciones y otros mecanismos, tanto en las Universidades como en las empresas del Sector Eléctrico. No se puede negar ese “gap” generacional, en gran parte alentado por los reformistas con una variada serie de argumentos, pero que ha originado una generación “cuasi-huérfana”. Una manera eficaz de sellarlo es mediante el estudio de la evolución histórica de la tecnología de los Sistemas de Potencia, y al mismo tiempo se evita la recuperación de “memorias históricas parciales”. Por ejemplo, Schweppe pertenece a dos generaciones. Como “heredero” de Kirchmayer, pertenece a la de Nathan Cohn, quien se apoyó en la Estimación de Estado de Schweppe para desarrollar el Control Automático de la Generación, que hizo posible toda la Economía de los Intercambios y el desarrollo de los “pools” de electricidad. Después, Schweppe inició su propia generación (1975-1990), la del precio “spot”. Ya hemos argumentado suficientemente que la generación de Schweppe y su heredera, la de los reformistas, no ha sido capaz de superar a la Kirchmayer y su heredera, la de Cohn. De hecho hoy no hay tecnologías disruptivas a corto-medio plazo en el Sector Eléctrico. Hay ingenieros jóvenes hoy que no son conscientes de las escasas aportaciones de la generación de Schweppe al avance de los Sistemas de Potencia entre 1975 y 1990. La ignorancia del pasado puede conducir a errar las decisiones del futuro. ¿Qué herencia recibirá y entregará la generación 2006-2020? Esa es una buena pregunta para responder en las Escuelas de Ingenieros.

Entonces... ¿Toro o torero?

En definitiva, ni toro, ni torero, porque España fue eliminada por Francia 1-3, y esta llegó a las semifinales con los otros dos países latinos Portugal e Italia, que fue campeona del mundo. Así que afortunadamente no hay que resolver tal dilema, porque España fue el único país latino que se quedó fuera de las semifinales. Y como de lo que si somos campeones del mundo es de baloncesto, solo queda agarrar el toro por los cuernos y hacer algo para desatascar la situación, porque como dijo "El Gallo": "lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible". El Cambio Climático está haciendo que la situación sea cada vez más parecida a la última etapa contra reloj del Tour de Francia entre Versalles y París.

Jesús M. Martín Giraldo

Sugerencia para estudiantes: Echar una ojeada las lecturas de Judth B. Cardell. Link en la columna de la derecha.
_______________________
(*)"Red Inteligente". La noción que hay detrás de la "red inteligente" es la de la reunión del "mundo de la energía", del "mundo de las Tecnologías de la Información" (TI), y del "mundo de la electrónica de potencia" para desarrollar las infraestructuras necesarias que soporten los sistemas de distribución en los próximos veinte o treinta años. La "red inteligente” trata de la red de distribución clásica, pero a la vez implica también a los dos lados del negocio de la distribución entre los que se encuentra la red eléctrica: el de la oferta y el de la demanda; incluyendo al mismo tiempo a las TI y a la electrónica de potencia. La "red inteligente" trata por lo tanto de definir una arquitectura que haga posible la interoperabilidad de las tecnologías "smart" distribuidas de tipo “plug and work” (“enchufar y funcionar”) que pueden irse incorporando a la red de distribución. Tecnologías que emplean electrónica de potencia avanzada (v. gr.: transformador electrónico de potencia de alta frecuencia), esquemas avanzados de control que facilitan el abandono de los esquemas actuales de control centralizado (v. gr.: sistemas de control distribuido “peer-to-peer”), técnicas y algoritmos avanzados de tratamiento y visualización de la información (v. gr.: sistemas multi-agente, visualización multicapa), y telecomunicaciones avanzadas (v. gr.: transmisión "multi-cast" (multi-difusión)) para crear un "conjunto de elementos de red" que funcionen coordinadamente y en tiempo real como un sistema transaccional integrado, y permitan así la “participación horizontal” de todas las partes interesadas en el sistema de distribución.

(2) Sostenibilidad Técnica. En España, el RD 436/2004 introduce una serie de incentivos para los productores de Régimen Especial en relación con los servicios de control de tensión y el soporte de huecos de tensión destinados a facilitar lo que el regulador entiende como “sostenibilidad técnica” de los productores. Este argumento de “sostenibilidad técnica” significa que desde el pundo de vista de la gestión del sistema eléctrico el Operador del Sistema debe incorporar nuevos criterios de gestión relacionados con una aportación masiva y a corto plazo de energía en régimen especial, con las peculiaridades que tiene su dispersión geográfica y la aleatoriedad de estas formas de producción generalmente asociadas a la generación eólica.

(3) Aunque ya a principios de los años 30 se había demostrado (Stahl y Steinberg) que despreciando las pérdidas de transporte el despacho económico de la generación se obtenía cuando todos los grupos funcionaban al mismo coste marginal, antes de 1940 era muy difícil resolver el problema del despacho económico teniendo en cuenta dichas pérdidas porque su cálculo era muy pesado y complejo. En 1943 George introdujo la conocida fórmula de cálculo de las matrices B, época en la que se ya utilizaba algún calculador analógico. En 1951 León Kirchmayer y Glenn Stagg aprovechando los trabajos de George iniciaron el estudio a fondo del problema, que puede darse por resuelto con la publicación de sus dos famosos libros publicados en 1959: “Economic Operation of Power Systems”, y “Economic Control of Interconnected Systems”. Forman lo que podríamos denominar la “generación Kirchmayer”, el propio Krichmayer, con Brownlee, Stagg, Brown, Tinny, Early, Watson, Steinberg, Smith, Glim, Stevenson, Ward, Eaton, Hale, etc.


GoTo Comprehensive List of Posts in this Blog (Ir a Lista Completa de Todos los Comentarios del Blog)
GoTo Last Comment in Main Page (Ir al Último Comentario en la Página Principal del Blog)

0 Comments:

Post a Comment

<< Home